En La Casa
12 de abril de 2018 15:17

Pilas con los testículos grandes de su hámster

Cuando el hámster llega a la edad adulta, el gran tamaño de sus testículos es normal. En otras ocasiones puede ser patológico. Foto: Pxhere

Cuando el hámster llega a la edad adulta, el gran tamaño de sus testículos es normal. En otras ocasiones puede ser patológico. Foto: Pxhere

Yadira Trujillo Mina
(I)

Si nota que los testículos de su hámster han crecido no se alarme, pero no se relaje del todo. Puede ser algo normal o puede deberse a una enfermedad. Por eso, lo mejor es que lo revise un veterinario.

Pablo Arias, médico especialista en este campo, explica que si se adquiere el hámster desde muy pequeño, al llegar a la edad adulta recién se empezará a notar la presencia de los testículos que, normalmente son bastante grandes, llegando incluso a mantener una desproporción en relación con el cuerpo.

En cambio, cuando se trata de una patología, se puede identificar cuando los testículos están muy salientes o enrojecidos. Tampoco es normal cuando uno es más grande que el otro o de distinto color al otro.

Si hay una patología, el animalito dará señales de dolor, explica Arias. Además se puede identificar si un testículo, o ambos, están calientes o si el hámster se lame constantemente.

Cuando hay una inflamación en los testículos, el médico sostiene que puede deberse a varios factores.

El primero es el exceso de testosterona, en una época hormonal determinada, en la que puede o no haber presencia de una hembra.

Los testículos también pueden inflamarse por golpes o infecciones. “Como son rastreros se pueden lastimar, ya que gran parte del tiempo pasan en el suelo”.

Esto sucede también cuando no se ha cambiado oportunamente el sustrato en el que permanece la mascota; hasta puede desarrollar dermatitis en su pecho y abdomen.

También puede haber una infección de vías urinarias.

Los cuidados

Aplique la medicina preventiva, que consiste en la revisión permanente de la mascota. Al menos una vez por semana palpe su cuerpo.

Lleve al hámster al veterinario al menos una vez al año para que se pueda revisar su estado de salud y prevenir cualquier patología que lo pueda afectar inesperadamente.

La desparasitación interna y externa de la mascota es fundamental, así como la vacuna para la rabia, ya que se trata de un mamífero.

Revise el crecimiento de los dientes del háms­ter al menos una vez al año. Procure darle algo para que desgaste sus dientes.