En Las Aulas
3 de enero de 2018 14:38

¡La diablada de Píllaro!

Es una tradición ancestral de Píllaro, que se remonta a tiempos coloniales, y se realiza del 1 al 6 de enero. Foto: ÚN

Es una tradición ancestral de Píllaro, que se remonta a tiempos coloniales, y se realiza del 1 al 6 de enero. Foto: ÚN

Redacción En las aulas

Los diablos de Santiago de Píllaro son famosos en el Ecuador y el extranjero. Están en el calendario turístico. Píllaro es una localidad del centro de Ecuador, ubicada en el norte de la provincia de Tungurahua, cerca de Ambato.

Del 1 al 6 de enero de cada año, los diablos salen de sus escondites para desfilar, según un tradición que viene desde la Colonia, cuando los indígenas se disfrazaban de diablos en repudio a ciertas prédicas religiosas, y al maltrato de los españoles.

Hoy, la diablada ha cobrado impulso como una manifestación cultural, de raíces andinas, con el apoyo de sus autoridades y ciudadanos.

SEIS DESFILES

Consenso. Para 2018 se anuncia la participación de 3 000 disfrazados, en 13 partidas o grupos, quienes seguirán rutas específicas. Esta manifestación cultural cuenta con una organización especial, tanto del cantón Píllaro como de la provincia de Tungurahua, durante los seis días -del 1 al 6 de enero- que durará el evento.

COMPARSAS

Máscaras. Al ritmo de la tonada Píllaro viejo, varios personajes con máscaras de diablos desfilan por las calles del pueblo. Las comparsas se denominan partidas, y están integradas por más de 300 personas, vestidas con trajes multicolores, que danzan con alegría. El principal atavío es la máscara.

PERSONAJE

El diablo. Es el personaje de este desfile mágico, que está confeccionado de cartón, pintura y mucha creatividad. Los cabecillas -quienes dirigen el cortejo entre bailes y loas- usan las máscaras más coloridas, que asustan a los transeúntes y turistas, desde las comunidades hasta el parque central.

SIGNIFICADO

Tradición. La diablada tiene origen en la Colonia, cuando los indígenas cansados de los supuestos maltratos de los españoles, crearon sus propios íconos -los diablos- para contrarrestar la evangelización impuesta por la corona. La diablada fue al principio una reacción política contra el poder realista.

PATRIMONIO

Designación. La diablada de Píllaro forma parte del Patrimonio Cultural Intangible del Ecuador.
Ubicación. Píllaro se encuentra a 20 minutos de Ambato, y su acceso principal es por la carretera Ambato-Píllaro, de doble carril. Están cordialmente invitados.

PARTICIPACIÓN

Las partidas. Los grupos de danzantes provienen de varios sectores aledaños: Tunguipamba, Marcos Espinel, Guanguibana, San Vicente de Quilimbulo, Robalinopamba, Nuevo Rumihuayco, La Elevación, Guanguibana La Paz, Chacata El Carmen, La Florida y la Escuela Municipal de Danza, entre otras comunidades pillarenses.