En Las Aulas
20 de diciembre de 2017 12:27

¡Navidad verde, sin musgos!

La Navidad se acerca, pero en su nombre no se puede destruir la naturaleza. Los musgos deben ser protegidos.

La Navidad se acerca, pero en su nombre no se puede destruir la naturaleza. Los musgos deben ser protegidos.

Redacción En las aulas

Es tiempo de recordar que el cambio climático es real. El calentamiento global, la sobreexplotación de los bosques, la reducción del agua dulce, y en general la contaminación que sufre del globo terrestre son situaciones debidamente comprobadas por los científicos.

Proponemos una Navidad verde, conscientes de que los derechos de la naturaleza deben ser protegidos. Por eso es necesario -¡urgente!- organizarnos en cada familia para crear los ambientes adecuados, mantener las tradiciones de Navidad y Año Nuevo, y respetar la naturaleza. ¡En diciembre de 2017 un tema especial es la proyección de los musgos!

LA VIDA, UNA META

Defensa.  El uso indiscriminado de musgos, líquenes, cipreses, eucaliptos, palo santo y otras especies vegetales, de la Sierra, Costa y Amazonía, constituye un atentado al ambiente que nos rodea. Los árboles forman parte del ciclo del agua, y su corte menoscaba uno de los sistemas claves para mantener la vida.

POLINIZACIÓN

MUSGOS.  Se conoce que los musgos y líquenes –tan apreciados en esta época navideña- ayudan a mantener la humedad y protegen los microsistemas porque son alimentos de pájaros e insectos, que permiten la polinización. El musgo cumple un papel irreemplazable en el ecosistema. Es deber de todos evitar su uso.

IMPLICACIÓN

AGUA.  El musgo es capaz de retener hasta 20 veces su peso en agua y actúa como regulador hídrico, es decir, impide la erosión en tiempo de lluvias y libera humedad en tiempo seco. Actúa como germinador de semillas de otras plantas de los ambientes donde habitan. Es hogar de varias especies de flora y fauna.

¡NO COMPRES!

Por favor.  El musgo que compras hoy (y luego se va a la basura), ¡tardará siete años en volver a crecer!
Obligación. Los consumidores entregamos nuestro dinero para mantener esta depredación, y podemos pararla. ¡Es hora de vivir una Navidad verde, sin musgos!

ALTERNATIVAS


Normas:  En Ecuador, el Gobierno emitió una ley que prohíbe la explotación y venta de musgos y líquenes. Además, está prohibida la cosecha de palma de cera, que se usaba en Semana Santa. Con imaginación y creatividad se puede reemplazar a los musgos con piedritas, cartón, aserrín, papel o tela. Busquemos alternativas idóneas.

ESPECIES

1 100 especies. Cuando hablamos del musgo nos referimos a más de
1 100 especies y no a una sola. En todos los casos, su extracción para usarlos como adornos navideños tiene consecuencias: disminución del agua, desertificación y erosión de suelos, reducción de la biodiversidad, disminución de microfauna y deterioro del paisaje.