Futbolero
19 de junio de 2017 11:11

Padilla es la huella de Azcona en el arco

Johan Padilla se formó en el Barce y este año llegó al Nacho. Foto: David Paredes / ÚN

Johan Padilla se formó en el Barce y este año llegó al Nacho. Foto: David Paredes / ÚN

Redacción Deportes

Johan Padilla es de los más alegres del equipo. Cuando estuvo lesionado, se concentró en su recuperación y a pesar del mal momento del equipo y de su situación, no dejaba de sonreír.

Ahora que está de vuelta y sanito, tiene fe de que el equipo saldrá adelante. La ubicación en la tabla no es la mejor, pero quieren mejorar el rendimiento.
“Nos reunimos todos los jugadores para hablar del momento del equipo y decidimos comprometernos más con la institución porque de eso depende nuestro prestigio”, aseguró el golero esmeraldeño.

Pero la carrera de Padilla no ha sido fácil. Durante cinco años fue suplente del paraguayo Librado Azcona. Por eso, cuando el año pasado le dieron chance de ser titular en Aucas, defendió su puesto hasta con los dientes. En el arco de ‘Papá’ estuvo 15 partidos como titular, pero fue criticado por el descenso.

“Los que más celebraron mi llegada a El Nacional fueron mis familiares. En mi casa hay muchos hinchas del rojo”, dice riendo el guardameta Padilla.

Tuvo como maestro y referente al ‘paragua’ Azcona. De él aprendió a ser tranquilo y paciente.

A inicios de la temporada tenía recelo de hablar con sus defensas, pero a medida que pasaron los partidos y se fue afianzando, perdió el miedo y se transformó en uno de los líderes del área.

Pero el camino hacia la titularidad fue largo y accidentado. En el Indepedniente del Valle sufrió una rotura de ligamentos cruzados y menisco que lo dejó fuera de las canchas durante seis meses. Este año vivió una pesadilla similar.

El DT ‘yorugua’ fue quien lo pidió y habló con él. Le dijo se tenga fe. En total, ha disputado 42 partidos. Dice que se cansó de ser el eterno suplente.