Futbolero
10 de agosto de 2017 09:05

San Banguera clasifica a Barcelona 

El portero Máximo Banguera de Barcelona de Ecuador detiene un penalti a Bruno Henrique de Palmeiras. Foto: EFE

El portero Máximo Banguera de Barcelona de Ecuador detiene un penalti a Bruno Henrique de Palmeiras. Foto: EFE

David Paredes

Barcelona volvió. El equipo combativo y ordenado que había sido en la fase de grupos de la Copa Libertadores reapareció ayer en Sao Paulo. La plantilla del DT Guillermo Almada estuvo a la altura, pero perdió 1-0 ante Palmeiras, en los 90 minutos.

En penales, los toreros eliminaron al campeón del último Brasileirao y se metieron, después de 18 años, entre los ocho mejores equipos del continente.

Un error defensivo terminó complicando a una zaga que aún genera dudas. Moisés, quien ingresó en el segundo tiempo, fue el autor del tanto de los brasileños y el responsable de igualar la serie 1-1.

Barcelona aprovechó la velocidad de sus laterales. Físicamente fue superior a su rival, que al finalizar los 90 minutos se mostró débil y terminó arrinconado en su área.

Jonatan Álvez estuvo cerquita de empatar el partido. El atacante uruguayo remató dos veces al arco. Una fue atajada por el arquero Jailson y la otra golpeó en el palo.

Los guayaquileños sufrieron hasta el final. Incluso le anularon un gol a Palmeiras por una posición adelantada.

Pero la insistencia y el orden predominaron. Matías Oyola y Oswaldo Minda se lucieron en la contención y dejaron que Erick Castillo se transformara en el motor del juego.

El tanto brasileño llegó al minuto 50. Una desconcentración de Darío Aimar dejó solo a Moisés, quien se acomodó y anotó ante un desparramado Máximo Banguera.

Los jugadores del Barcelona de Ecuador siguen la serie de penaltis ante el Palmeiras. Foto: EFE

Los jugadores del Barcelona de Ecuador siguen la serie de penaltis ante el Palmeiras. Foto: EFE

Pero sí algo demostraron los toreros durante esta Libertadores es que a este equipo nunca deben darlo por muerto. Ayer se sacaron el aire.

Palmeiras fue agresivo. Bruno Henrique, Dudu, Keno y Dyverson trataron de controlar las acciones y generar sorpresa con remates de media distancia y llegando hasta la última línea antes de sacar centros. Pero se encontraron con una muralla.

Palmeiras remató 12 veces al arco de ‘Quico’ Banguera. La mayoría (8) no pasó ni cerca de la portería.

Una de las bajas más sensibles del campeón del Brasileirao fue la del colombiano Yerry Mina, quien se lesionó en el primer tiempo y tuvo que ser sustituido. El defensor era el encargado de controlar al ‘Loco’ Álvez y al rapidísimo Castillo.
Su ausencia se sintió. El cafetero se fue llorando del campo de juego y quejándose de un dolor en el tobillo derecho.

Banguera terminó siendo la figura del partido. Mostró solvencia y seguridad en todo el partido y su figura se engrandeció en la tanda de penales. Le atajó a Henrique y a Egídio.

Para los toreros falló su disparo Damián Díaz, quien ingresó al segundo tiempo para reemplazar a Erick Castillo.

Álvez, Oyola, Segundo Castillo, Marcos Caicedo y José Ayoví estuvieron infalibles desde los 12 pasos, mientras que Almada terminó con el credo en la boca. El DT estuvo más nervioso que los mismos 33 000 hinchas brasileños que llegaron al Allianz Parque de Sao Paulo.

Ahora le toca esperar otro rival brasileño. Su próxima víctima saldrá del juego entre Santos y el Atlético Paranaense.