Futbolero
13 de septiembre de 2017 09:24

Richard Carapaz ya está con su familia

La familia está completa. Llegó Richard Carapaz tras la Vuelta a España. Foto: Julio Estrella / ÚN

La familia está completa. Llegó Richard Carapaz tras la Vuelta a España. Foto: Julio Estrella / ÚN

Martha Córdova

No quiso esperar más tiempo ni recuperarse del todo. Tomó el primer avión que pudo para ver a sus guaguas: Richard Santiago y Aimy Sofía, y por supuesto a Tania, su esposa. Richard Carapaz ya está con los suyos.

“Ha sido una buena presentación, estoy satisfecho con lo que hice. Fue una experiencia que va a contribuir en mi crecimiento deportivo”, dijo el ciclista, que retornó ayer a Ecuador tras su participación en la Vuelta a España.

Su equipo, el Movistar Team le había reservado un vuelo para viajar el jueves, pero él adelantó para ayer. Quería ver a los suyos y contar todas las experiencias vividas en estos 21 días de exigencias máximas.

“Esta participación fue de aprendizaje. Tenía que probar cómo respondía mi cuerpo en una vuelta de 21 etapas, antes solo había corrido vueltas de 15 etapas en Ecuador y Colombia. Como nos sentimos bien, pudimos apretar en algunas etapas”.

Precisamente, en la novena etapa estuvo a punto de llegar primero. A dos kilómetros de la meta estuvo liderando el pelotón. “Era difícil de creer, nunca me imaginé estar en esa posición, fue una situación que la disfrute mucho”.

Terminó su participación en el puesto 36 entre los 156 que culminaron la Vuelta a España. “Recibí la felicitación de todos mis compañeros, ahora estoy acá para recargar energías, y a la espera de conocer el calendario del 2018”.

No sabe aún qué competencias tendrá, pero sigue con la ilusión viva de correr el Giro de Italia, la vuelta más exigente del ciclismo de ruta y la más codiciada por los pedalistas. “Lo realizado en España fue una buena carta de presentación. Hay que esperar y por ahora descansar”.

Luego de atender los requerimientos de los periodistas que acudieron al aeropuerto Mariscal Sucre, apareció su familia para darle la bienvenida.

Richard no escondió su alegría y emoción cuando su hermana le entregó a su pequeña hija Aimy Sofía, que todavía no cumple un año. La cargó, la levantó, la besó. Sus ojos estaban llenos de brillo.

Luego, con un globo, en el que se podía leer ‘Te Amo’, apareció Richard Santiago, de 3 años. También lo recibió con un eufórico abrazo.

Hasta que llegó su esposa Tania, su compañera de vida y con quien conversó, vía telefónica, todos los días de la Vuelta.