Futbolero
16 de mayo de 2018 09:46

Spell­man celebra sus 60 años con su primera final intercolegial

De izquierda a derecha: Diego Enríquez, Alejandro Riofrío, Roberto Castro (azul) y José Riofrío en el torito. Foto: Patricio Terán / ÚN

De izquierda a derecha: Diego Enríquez, Alejandro Riofrío, Roberto Castro (azul) y José Riofrío en el torito. Foto: Patricio Terán / ÚN

David Paredes
(D)

Gerardo Llumiquinga, entrenador del Spell­man, guarda en su celular la foto de un papelito que contiene una polla del intercolegial Sub 18. Escrito a mano y con tinta negra se puede leer en inglés la etiqueta para redes sociales #RoadToAtahualpa (Camino al Atahualpa).

En las predicciones que hicieron sus pupilos, el colegio salesiano llegaba a la final y les tocaba enfrentarse al Montalvo. Ese era el rival que querían para su primera final colegial.

“Ese papelito y esas predicciones fueron armadas por los chicos. Nos sirvió de motivación, porque nos proyectamos a cumplir ese objetivo”, dice el ‘profe’ Llumiquinga, mientras sus muchachos juegan un picadito de entrenamiento bajo la lluvia quiteña.

Para el Spellman haber llegado a esta instancia es histórico. Cuando se concretó la clasificación ante el Santiago de Guayaquil (por penales), las autoridades organizaron celebraciones. Están chochos con sus guerreros, porque la final histórica coincide con el 60º aniversario de la institución educativa.

“Esta final es el mejor regalo que le podemos dar al colegio en su aniversario”, dicen los jugadores.

Pero llegar a esta instancia no fue fácil. El ‘profe’ trabajó los primeros meses del año lectivo uniendo al grupo. Había rivalidades entre los chicos de los distintos paralelos de tercero de Bachillerato.

“Al principio trabajamos en la unión de grupo. Lo logramos, porque todos queríamos llegar al mismo objetivo. Desde el principio nos planteamos llegar a la final”, dice el estratega.

En su campaña tuvieron que derrotar a rivales complicados. A su paso se quedaron colegios como el Cotac, Montúfar y Santiago de Guayaquil... Ahora el turno será del ‘Patrón’ Mejía, que es el favorito y buscará reeditar el título que logró el año pasado.

La gran final se disputará el jueves 17 de mayo del 2018 (14:30), en el estadio Gonzalo Pozo Ripalda. “Sabemos que nos enfrentamos a un colegio centenario y con más experiencia que nosotros en este tipo de partidos. No les tenemos miedo. Utilizamos eso como motivación”, dice el ‘profe’ Llumiquinga.

Este año lectivo ha estado intenso para el Cardenal Spellman. Han jugado en cuatro torneos de forma simultánea. Empezaron con un certamen organizado por el Colegio Menor San Francisco y el torneo ­distrital.

Mientras se definía su paso a la final del intercolegial, organizado por la Federación Deportiva Estudiantil de Pichincha, jugaban los cuartos de final del certamen de la Asociación de colegios del Valle.

“Esa seguidilla de partidos nos ayudó para unir al grupo y llegar con ritmo al torneo más importante, que es en el que vamos a jugar nuestra primera final”, asegura el entrenador.

Alejandro Riofrío, mediocampista, le confesó a ÚLTIMAS que el juego más intenso que tuvo su cole fue en la fase de grupos, ante Luxemburgo.

“Perdimos 2-1, pero jugamos con mucha actitud. Estuvimos bien e hicimos todo lo que nuestro profesor nos pidió”, dice Riofrío.

Este guambrito es una de las figuras del torneo. Incluso este año está jugando en el Geinco FC, club de la Segunda Categoría de Cotopaxi.

“El Mejía es un equipo con tradición, que tiene buena defensa y carrileros bien rápidos. Debemos estar concentrados”, dice el profesor Llumiquinga.

La semana pasada, el estratega los reunió en la mitad de la cancha de entrenamiento para conversar de la final contra el Mejía. Será el partido más importante que hayan disputado hasta ahora. El jueves se sabrá si sus premoniciones son rebasadas y son campeones.