Las Últimas
17 de julio de 2017 11:44

Evelyn murió en el accidente del bus de La Maná, quería ir al mar 

En el patio del Departamento Médico Legal de Quito, los familiares de las víctimas esperan identificar a sus parientes. Foto: Vicente Costales / ÚN

En el patio del Departamento Médico Legal de Quito, los familiares de las víctimas esperan identificar a sus parientes. Foto: Vicente Costales / ÚN

Cristhian Segarra 

Evelyn, de 11 años, fue una de las 14 víctimas mortales del accidente del bus de la Cooperativa La Maná, que se volcó e incineró el viernes, en la vía Alóag-Santo Domingo. La menor iba con su tía a conocer el mar.

La pequeña, oriunda de Lago Agrio, había viajado a Santo Domingo para pasar las vacaciones escolares junto a sus parientes. Su madre, Paola Yépez, fue con ella pero debió volver a su ciudad para resolver unos asuntos bancarios.

Evelyn se quedó junto a su tía Inés Lata, en tierra tsáchila. Unos días después, tía y sobrina viajaron a Quito por un control médico que tenía el hijo de Inés, también de 11 años.

A su regreso a Santo Domingo, planearon ir a una playa para que Evelyn contemplara su belleza. Pero el bus que abordaron nunca llegó a su destino.

Antes de despedirse y viajar a Lago Agrio, la madre de la niña recordó que su hija fue muy cariñosa. Y agregó: “Me abrazó fuertemente y me dijo que me quería tanto. Me sonrió y expresó que se quedaría porque su ilusión era conocer el mar”.

Tras regresar a su tierra (Lago Agrio), la devastada madre se enteró del suceso por boca de su cuñado, el sábado a las 06:00. Así que viajó a Quito de inmediato; pero el reencuentro se volvió una pesadilla.

La mujer debió ingresar a la morgue de la capital para reconocer a su Evelyn. “La identificamos por una chompa rosada que llevaba puesta y porque su hombro tenía un problema en los huesos. Además, tenía un lastimado en uno de sus dedos”, contó la madre.

Apenas le entreguen el cuerpo, Paola lo llevará de regreso a su tierra natal, Lago Agrio, para que descanse en paz.

La tristeza de esta madre se replica en el resto de familias que está a la espera de reconocer los cadáveres calcinados de sus allegados. Hasta ayer, 18:00, ya fueron reconocidos siete de los 14 cuerpos.