Las Últimas
13 de junio de 2018 07:46

No permita que su mascota coja la rabia

A los centros de salud, como el de la Rocafuerte, puede ir con su mascota. Foto: Betty Beltrán / ÚN

A los Centros de Salud, como el de la Rocafuerte, puede ir con su mascota. Foto: Betty Beltrán / ÚN

Betty Beltrán

Ya van 13 días y pocos dueños de perros y gatos aparecen por los centros de salud para que sus mascotas recibir la vacuna antirrábica. La dosis es gratuita y la campaña de un mes, auspiciada por el Ministerio de Salud, se replica anualmente en el país.

Se espera que hasta fin de mes la campaña cobre fuerza. Hasta el lunes, 11 de junio del 2018, en el Distrito 4 de Quito ya se habían inmunizado a 8 258 perros y 1 191 gatos. Esta zona incluye los sectores de Puengasí, Itchimbía, Centro Histórico, Toctiuco, Panecillo, La Tola, San Juan y La Vicentina.

Pero faltan más, así que vaya con confianza hasta el centro de salud más cercano a su vivienda. El del Centro Histórico (Rocafuerte y Venezuela) atiende de lunes a viernes, de 08:30 a 12:30 y de 13:30 a 15:30.

Hasta allí acudió Patricio Collahuazo, con su perrito ‘Patucho’, de ocho meses. Viven en el sector de San José de Monjas, pero les resultó más cerca venir hasta el Centro, contó don Patricio. Le atendieron a la volada y con carnet en mano se despidió del técnico que inyectó a su perrito.

Antes de marcharse ofreció que va a contar a sus vecinos para que busquen un tiempo y lleven a sus mascotas a la vacuna. “Es necesario prevenir una enfermedad que es gravísima”, acotó el hombre.

Y no exageró con su comentario, pues la rabia es letal, afecta al sistema nervioso y puede contagiarse a los seres humanos a través del contacto con la saliva de un animal infectado (mordidas, mucosas de la boca, nariz y ojos). Aunque otros mamíferos como zorros, ratas, gatos y murciélagos pueden contraer la enfermedad, el principal incubador es el perro, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En 1996, unas 65 personas fallecieron en el país a causa de la rabia. Ese episodio fue uno de los más graves de los últimos 50 años y a partir de allí se emprendieron políticas y acciones desde el Ministerio de Salud para reducir el número de víctimas.

Con ello se logró que en el 2001 se presentara el último caso de rabia humana transmitida por perros.

La población canina del Ecuador asciende a casi dos millones y la felina, alrededor de 300 mil. Y como este mal no tiene cura, se redoblan los esfuerzos para vacunar a las mascotas.

Una de las estrategias es salir a la calle para trabajar puerta a puerta. Este miércoles, por ejemplo, dos brigadas del Centro Histórico (cada uno con un vacunador y un anotador) estarán en el sector de las calles Cuenca y Bolívar; mañana, por el Mercado Central.

El 15 de junio irán hasta la Esmeraldas y Olmedo; el 20 harán un barrido en el sector de La Recoleta y el 22 en la Quiroga, El Tejar y La Chilena. En cambio, el 25 estarán nuevamente en el Mercado Central y el 26 por las calles Borrero, Mazo y Ambato. El 27, la jornada será por la Alianza; y el 28 por la Olmedo. Siempre con el perifoneo alertan a los vecinos.

Puerta a puerta

Las salidas también se dan porque, como contó Lucía Gutiérrez, responsable del área de Enfermería del Centro de Salud del Centro Histórico, a la unidad llegan contadas mascotas: unas 15 cada día.

Dependiendo del sector adonde se vaya, en el termo llevan entre 100 y 125 dosis. Vacunan entre 08:30 y 13:00. El clima no ayuda y por eso no pueden estar mucho tiempo con las vacunas fuera del Centro de Salud. Se analiza la manera de vacunar a los perros de los mendigos.