Noticias
2016-04-07 12:16:06

Candidato a un altar

Soraya Quillupangui

Es un camino largo, pero la idea es llevar a los altares al cardenal Pablo Muñoz Vega. La sesión de apertura del proceso de beatificación del jesuita ecuatoriano, que falleció en 1994, se realizó ayer en la Catedral Metropolitana.En febrero del 2013 se solicitó a la Santa Sede que se inicien acciones para una eventual apertura de la causa del cardenal.

En diciembre del 2015, desde Roma, se respondió favorablemente con el Nihil obstat (nada lo impide) para el inicio de la causa. Muñoz Vega nació en Mira (Carchi), en 1903.

Su mayor preocupación fueron los pobres, por eso creó Múnera, una campaña cuyo lema compartir es amar significó en la Iglesia ecuatoriana una expresión de la caridad del Evangelio.

Fue pastor, después obispo, arzobispo y cardenal. Incluso se desempeñó como rector de la Universidad Gregoriana en Roma.

La primera fase de la beatificación será diocesana; es decir, quedará en Ecuador. Eso implicará una fase de investigación sobre su biografía, consultar fuentes de sus actividades dentro de la Iglesia.

La documentación se presentará a un consejo. Se investigará cualquier manifestación extraordinaria (milagro). Y luego, el respectivo análisis. Para la causa de la beatificación se requiere de un milagro comprobado. C

uando se abra la causa se pedirá a los fieles que, si fuera el caso, digan si ha obtenido algún beneficio extraordinario de Muñoz Vega.

La postulación de la beatificación estará latente hasta que se compruebe ese milagro. Y pueden transcurrir años y años para declararlo como beato y después como santo católico.

Hasta el momento hay tres santos ecuatorianos: Mariana de Jesús, Hermano Miguel y Narcisa de Jesús. Y de Mercedes de Jesús Molina ya fue aprobada su beatificación y estaría esperando la canonización.

Betty Beltrán (I)