Noticias
2011-06-20 20:44:03

Lechugas cultivadas en agua

LaLa rosa verde. Este tipo de lechuga tambiu00e9n es factible de cultivar en su casa. Escoja el tipo y anu00edmese. Fotos: Galo Paguay/ UN

Esta técnica se conoce como cultivo hidropónico. Según el especialista, consiste en nutrir a la planta por medio de agua, sin utilizar tierra como fuente de alimento.u00a0Si le parece raro o imposible sembrar en agua, debe saber que no es nada del otro mundo. Ese método se llama cultivo hidropónico. La raíz se alimenta por medio de agua, sin tener contacto con la tierra.u00a0Esta forma de siembra se realiza con éxito en nuestro país. Roberto Serrano, productor de lechugas hidropónicas de la empresa Green Lab (ubicada entre Alangasí y Píntag), indica: el cultivo hidropónico tiene varias ventajas, entre ellas: la planta se desarrolla más rápido y mejor. La diferencia con el cultivo tradicional, que utiliza a la tierra como fuente de alimento, radica en dos aspectos básicos: limpieza y sanidad, explica

Serrano.u00a0Según el especialista, la tierra facilita la propagación de plagas y enfermedades en la planta. Mientras que con el sistema hidropónico, cultivo en agua, se reduce la posibilidad de enfermedades. Además, se le aporta a la planta la cantidad exacta de nutrientes disueltos en el agua.u00a0La 'rosa verde' Este tipo de lechuga se cultiva en Green Lab. Se caracteriza por formar un cogollo apretado de hojas que simula una rosa. Es conocida también como lechuga tipo seda.u00a0Crispada roja Esta es una de las variedades más apetecidas por los consumidores. Si desea cultivarla en su casa, las semillas las consigue en cualquier almacén agropecuario.u00a0u00a0La romana Este tipo de lechuga se conoce como oreja de burro. Tiene una textura quebradiza y un sabor suave, lo que hace que combine a la perfección con otros sabores más intensos.u00a0u00a0La crespa Es la lechuga que más se comercializa en Green Lab, ocupa el 50% de la producción. Son hojas alargadas, de color verde claro, que tienen formas oblicuas en sus bordes.u00a0u00a0Hidrolechugas caserasLlegó la hora de cambiar las prácticas de siembra tradicionales por un método moderno y más sencillo.u00a0Condiciones básicas...El productor Roberto Serrano dice: para reproducir lechugas hidropónicas en casa, debe proporcionarle a la planta las condiciones ambientales más cercanas a la naturaleza.La luz solar es básica para el crecimiento de toda planta, pero el exceso de calor le provoca daños. Por lo que el lugar en donde tendrá su pequeño cultivo de lechugas hidropónicas debe tener ingreso de luz y bastante ventilación. La finalidad es no acumular exceso de calor y humedad. El agua que utilice para nutrir a la planta debe ser totalmente limpia y purificada. En ella debe mezclar los abonos que servirán de alimento para la planta.

Serrano explica que en los almacenes especializados en agroquímicos se consigue un abono completo con los macronutrientes que son: nitrógeno, fósforo y potasio (que se requieren en mayor cantidad).u00a0Además, la lechuga también debe alimentarse de micronutrientes que son: hierro, zinc, calcio, boro, magnesio, manganeso y

molibdeno.u00a0En condiciones de mucho sol, la planta solo toma agua aunque tenga abono disuelto en ella. Mientras que en días de sombra, la planta tiende a alimentarse.u00a0De esta manera, la planta se nutre y se hidrata solo en las cantidades necesarias. Por lo tanto, se reducen las posibilidades de propagación de hongos, bacterias y pudrición de raíces.u00a0Otro aspecto importante que debe tener en cuenta es el PH del agua. No debe sobrepasar los 6 niveles ni tener menos de 4. De lo contrario pierde hierro, explica Serrano.u00a0A nivel casero usted puede controlar los niveles de PH introduciendo papeles de colores en el agua, apropiados para esa labor, según el color que muestre lo podrá controlar.

u00a0A continuación le indicamos los tres pasos que debe seguir para sembrar lechugas hidropónicas en casa. Estos son: semillero, trasplante al agua y cosecha.u00a01. El semillero. En un recipiente o en una bandeja agujerada, llene hasta la mitad de sustrato. Esto puede ser: aserrín tratado, turba, arena, piedras pequeñas cernidas del ripio o pomina. Ponga una sola semilla en cada orificio y luego vuelva a recubrir la semilla con nuevo sustrato.

2. El riego.

En forma de lluvia riegue agua sobre el semillero. Evite que el sustrato se encharque para que la semilla pueda desarrollarse de la manera adecuada. Revise periódicamente el nivel de humedad del sustrato para volver a regar. Espere cinco semanas hasta que se forma la plántula.u00a03. La plántula. Así se llama a la planta pequeña que se forma un mes después de sembrar. Observe si

tiene raíces largas alrededor del sustrato. En el mercado usted ya consigue lechugas en etapa de plántula para no tener que hacer el semillero, pero es más costoso que comprar en semillas.

u00a04.Agua preparada.

Llene una maceta, un balde o una caja de madera, con

agua mezclada con abono, dejando unos 5 cm antes del borde. Serrano recomienda: u0093Recubra

el recipiente por dentro con un plástico negro o píntelo de ese color

para que la planta se desarrolle más rápido. Esto es opcionalu0094.u00a05. El trasplante.

Cubra el balde con espumaflex agujerada en toda la superficie, de tal manera que ingrese la planta en el hueco. No ahogue toda la plántula. Asegúrese de que la raíz esté dentro del agua para que pueda alimentarse, enfatiza Serrano. Una vez al día, saque la plántula y alce la espumaflex por unos minutos. Un mes y medio después está listo para cosechar.u00a0u00a0u00a0Más de jardinería:Sucuentas carnosasOrquídeas al naturalCultive en un desiertoLos rosales le alegran la vidau00a0