Noticias
2011-11-02 14:25:13

Las costumbres de ayer y hoy

Atru00e1sAtru00e1s del altar de la iglesia de San Diego se encuentran las osamentas de varios sacerdotes, en un osorio. Foto: Alfredo Lagla / UN

En el Día de los Difuntos, antes no había cementerios ni salas de velación. En el siglo XIX aparecieron.u00a0Hoy es Día de Difuntos y varias son las celebraciones que se realizan en el mundo entero. Festejos que no son recientes, pero que con el paso del tiempo han sufrido cambios. Y el país no es la excepción, pues también han existido transformaciones desde la época prehispánica. Sin embargo, no todas estas tradiciones se han borrado con el paso del tiempo y muchas de ellas aún se practican en el país.

u00a0La colada moradaUna de ellas es el consumo de colada morada y

guaguas de pan que, según la explicación de Fernando Ortiz, del Centro Cultural Metropolitano, es una costumbre que viene desde la época prehispánica. Parece ser que la combinación de estos dos alimentos es una especie de comunión con el cuerpo de las personas fallecidas.u00a0Más ritosPero hay otras ritualidades que aún se mantienen y no solo en el Día de los Difuntos, pero que sí tienen relación con la muerte. La fundación Quito Eterno realiza en esta temporada recorridos teatrales para enseñar, de forma lúdica y entretenida, cómo se festejaba este día y se concebía la muerte en distintas épocas.u00a0No había salas de velaciónLas salas de velación es una costumbre que recién apareció a mediados del siglo XX. Por esta razón las

personas eran veladas en sus casas. El velatorio llegó a ser un evento lleno de lujo, pues las viviendas eran tan arregladas que parecía el suceso del año en una familia.u00a0El muerto era colocado en el ataúd sobre una especie de altar; las mujeres se sentaban al lado derecho y los hombres al izquierdo. Para llevar al muerto desde la casa hasta el cementerio se iniciaba una procesión por las principales calles de la ciudad, y en la que las mujeres hacían una especie de calle de honor y los hombres participaban de ella. Después del entierro, a los acompañantes de los deudos se les entregaba

una postal con la foto del muerto.u00a0Sin cementerios Los panteones recién aparecieron en el siglo XIX, antes las personas eran enterradas en una especie de fosas comunes llamadas osarios, y como tampoco había ataúdes, eran envueltas en vendas y luego lanzadas.

En la iglesia de San Diego se puede ver un osario en donde reposan varios cuerpos, de los que ahora solo se pueden observar osamentas. Como no había cementerios las personas eran enterradas en las iglesias y su costo dependía del sitio donde era enterrado el muerto.u00a0u00a0Todo esto se debía a la creencia de que entre más cerca estaba al altar más rápido llegaría al cielo, los que estaban a la mitad demorarían más y quienes fueron enterrados en la puerta de seguro irían al infierno.u00a0Paseando a los muertosEn el día de los difuntos toma renombre un personaje con una costumbre poco común: el arriero. Según las leyendas, sobre todo las que se cuentan en la Serranía ecuatoriana, el arriero es la persona encargada de sacar a pasear a los difuntos cada 2 de noviembre.u00a0El relato cuenta que en las vísperas del día de los difuntos este personaje llega con una campana de mano y toca varias veces despertando a las almas que ahí reposan. Después los saca a pasear por las principales calles de la ciudad, luego del recorrido regresa al camposanto, en donde todos las almas se quedan.u00a0Con esto ya todos los fallecidos están listos para recibir a sus deudos en la visita anual y compartir el día destinado para ellos y su familia.u00a0u00a0Más de ciudad:u00a0Peligro por hundimiento en La CarolinaHabrá un gran cambio en el Gran Pasaje¿Dónde duermen los famosos?A medias opera puente de El Chiche5 puntos para entregar los escombrosReabren puente de El ChicheLa ley cae a los meonesQuito, estremecido por el temblorSismo en CumbayáPermiso para cambiar de casaMascotas con nuevas fechas para esterilizar CONTENIDO MULTIMEDIA VIDEO