El Jefe Eres Tú
3 de diciembre de 2018 15:38

Los pros y contra de decorar la oficina en época de fiestas

Personalizar la oficina con ambiente festivo da el mensaje de que las emociones del personal  sí importan. Foto: archivo / ÚN

Personalizar la oficina con ambiente festivo da el mensaje de que las emociones del personal sí importan. Foto: archivo / ÚN

Redacción El jefe eres tú
(I)

Llegan las fiestas de Quito y la Navidad y el ambiente de celebración comienza a sentirse en las empresas. En muchas oficinas se hace aún más notorio con elementos decorativos, alusivos al momento.

Decorar los espacios de trabajo en línea con la época cultural, trae beneficios para el ambiente laboral, pero también puede resultar contraproducente.

El psicólogo clínico y psicoterapeuta Esteban Prado señala que es importante que este tipo de iniciativas estén alineadas con el tipo de vínculo que tienen las personas en su trabajo.
 
“De nada sirve que la oficina este personalizada con ambiente festivo, si existe un ambiente de tensión, si las personas no se sienten respetadas. Más bien, puede resultar como algo irritante”, aclara Prado.

Dice que mientras se tenga esto en cuenta, es positivo pues transmite el mensaje de que el personal no solo importa por su producción; se lo reconocen como integrantes de cultura empresarial, que cuentan con tiempo de esparcimiento y a quienes se les atiende sus necesidades emocionales.

La decoración debe estar alineada con el estilo de la organización. Por ejemplo, si se trata de una institución bancaria, debe ser un estilo formal. Si en cambio, es un restaurante, puede ser mucho más folklórico.

Tomar en cuenta

Mensaje
. Decorar la oficina con el ambiente festivo del momento, como las Fiestas de Quito y la Navidad, transmite el mensaje al personal de que sus emociones son importantes y que el trabajo no es solo un lugar para producir, sino que también hay momentos de esparcimiento.

Coherencia. Si el ambiente laboral es amigable, decorar los espacios resulta favorable. Si por el contrario las personas no se sienten valoradas y existe tensión en la oficina, decorar en tono a las fiestas del momento puede resultar contraproducente.

Empresa. La decisión sobre si decorar o no también debe ir alineada con la cultura organizacional y el tamaño de la empresa. Por ejemplo, si es una multinacional, este tipo de iniciativas deben ir acorde con los lineamientos internacionales de la firma. También debe tomarse en cuenta las tradiciones del país y de los trabajadores que laboran en la empresa.

Estilo. El tipo de decoración varía dependiendo del negocio. Los departamentos de recursos humanos o las personas que estarán a cargo de esta tarea deben tomarlo en cuenta. Por ejemplo, si se trata de un banco, el estilo de la decoración debe ser más sobrio y formal.

Aprobación. Si la iniciativa proviene de los trabajadores, los jefes deberían apoyarla e, incluso, integrarse. Actualmente, las organizaciones se encaminan hacia un estilo de conducción horizontal, no vertical, en el que el aporte de todos es significativo.