En La Casa
25 de octubre de 2018 15:59

Las algas no siempre son buenas

Algas buenas y malas pueden aparecer en el hábitat de los peces. Foto: Pixabay

Algas buenas y malas pueden aparecer en el hábitat de los peces. Foto: Pixabay

Redacción En la casa
(I)

Existen dos tipos de algas que pueden aparecer en un acuario: las buenas y las malas. Las algas buenas están presentes en pequeñas cantidades, apunta el sitio especializado Mascoteros. Estas son indicativo de una buena calidad de agua y pueden mantenerse a raya por peces comealgas o durante la limpieza habitual del acuario. Son consecuencia de tener un tanque con nutrientes y luz.

Las malas, o son un indicador de una mala calidad del agua o tienden a invadir el acuario, rompiendo la estética que el dueño quiere conseguir, apunta el portal web.

Para evitar introducirlas en el acuario accidentalmente con nuevas plantas, Mascoteros recomienda ponerlas en una disolución de lejía durante unos minutos.

“Para eliminarlas el mejor método es mediante peces comealgas, como los mollies, platys, guppis, otocinclus, peckoltias, el comealgas siamés y algunos caracoles”, dice el sitio.

Unos de los factores que hay que tener en cuenta son los niveles de nitratos y fosfatos en el agua, que deberán ser bajos si se quiere tener controladas las algas.
Saber identificarlas es fundamental para establecer un tratamiento adecuado.

Equilibre los niveles de sustratos micros y macros.

Garantice una buena iluminación en el acuario.

Elija bien la ubicación de la pecera para que reciba luz natural.

Dele un adecuado tratamiento al agua en el reemplazo de la misma.