En La Casa
14 de junio de 2018 15:12

Eduque al perrito para que duerma en su cama

Existen varias razones para que los peludos quieran dormir con su humano. Foto: Pixabay

Existen varias razones para que los peludos quieran dormir con su humano. Foto: Pixabay

Yadira Trujillo Mina
(I)

Enseñar a un perro a dormir en su cama puede llevar algo de tiempo. Más aún cuando se ha vuelto un hábito descansar junto a su dueño. Se necesita paciencia y mantener siempre las mismas normas para conseguir que se acostumbre de una forma saludable.

El sitio web Experto Animal detalla algunas pautas para lograr este objetivo.
Entre ellas se menciona la importancia de elegir correctamente la cama del perro. Esta debe ser lo suficientemente gruesa para aislarle del suelo.

También es importante buscar colchones diseñados específicamente para perros, que esté adaptado a sus necesidades. Por otro lado, el material debe ser adecuado para su salud.

Finalmente se recomienda elegir un tamaño que le resulte cómodo al can.
Existen distintas causas que pueden provocar que el perro no quiera dormir en su cama. La más común es el vínculo afectivo que el animal desarrolla con el humano que comparte.

Antes de empezar a enseñar al perrito a dormir en su cama es fundamental ser conscientes de que se tienen que mantener unas normas fijas en todo momento, sin excepciones, y que todas las personas del hogar deben cumplirlas.

El portal web recuerda que si unos miembros de la familia le permiten cosas que otros le prohíben, el perro estará confuso y tendrá dificultad para aprender aquello que se quiera enseñarle.

Para enseñarle...

Acostumbre a su perro a tumbarse sobre la cama. De esta forma, será capaz de indicarle lo que espera de él. Esto facilitará muchísimo la comunicación y evitará errores.

Ofrézcale masajes y otros ejercicios de relajación cuando esté tranquilo en su cama. Eso no solamente favorecerá el equilibrio del can, también le ayudará a asociar el lugar con buenos momentos.

No castigue al pequeño si se sale de su cama o si intenta subir a la suya en el transcurso de la noche. En este caso levántese, indíquele que debe tumbarse en su cama y felicítelo.