En La Casa
27 de septiembre de 2018 16:26

Salve al gatito de las temidas pulgas

Si se detectan estos animales en el cuerpo de una mascota hay que desparasitar rápido, para que la plaga no se expanda en la casa. Foto: Pixabay

Si se detectan estos animales en el cuerpo de una mascota hay que desparasitar rápido, para que la plaga no se expanda en la casa. Foto: Pixabay

Yadira Trujillo Mina
(I)

Existen algunos síntomas que pueden ayudarte a detectar si el minino tiene pulgas. El signo más evidente es cuando no deja de rascarse, sobre todo en zonas como la base de la cola o la cabeza, que es donde se asientan estos bichos. Sin embargo, es posible que la plaga se expanda y que el animal tenga pulgas por todo el cuerpo.

Según el portal de Experto Animal, cuando hay presencia de pulgas, también se puede ver que el gato tiene menos ganas de jugar, se pasa más rato tumbado y se le ve algo desanimado.

Si el pequeño pide de forma más frecuente que se le de un cepillado puede ser porque esté infectado y necesite aliviar la picazón que le produce la plaga.

La mejor manera de comprobar si un gato tiene pulgas, anota el sitio web, es pasarle un cepillo antipulgas, es decir, los que tienen púas finas.

Experto Animal recomienda que se observe con detenimiento si el peine recoge alguna liendre, larva o una pulga.

También se puede despejar el pelaje del gato y comprobar sobre su piel, buscando la presencia no solo de la pulga en sí, sino también de sus rastros: excrementos, liendres, etcétera.

Una vez que se compruebe la presencia de pulgas en el cuerpo del minino, se debe acudir al veterinario inmediatamente para que le recete alguno de los métodos antipulgas que existen.

Cuando se haya desparasitado a la mascota, es imprescindible que se haga una limpieza de la casa a profundidad, para evitar que los bichos afecten a los miembros de la familia y, sobre todo, que se vuelvan a posar en el cuerpo del felino.

Los métodos para eliminar las pulgas en gatitos

Las pipetas son uno de los antiparásitos más usados actualmente, ya que son muy fáciles de usar y muy eficaces. Se trata de un producto que se echa en la línea dorsal del animal (zona a la que no podrá acceder durante sus lavados diarios) y que se activa de inmediato.

Los collares antiparasitarios están hechos de plástico y contienen insecticidas que repelen a las pulgas además de matarlas si ya han anidado en el cuerpo del animal. Su duración se puede alargar hasta los 3 meses, aproximadamente.

Los baños antipulgas con jabones que sirven, esencialmente, para ayudar a eliminar las pulgas del gato. No se recomiendan como un método preventivo, ya que para proteger al animal habría que bañarlo cada 2 días, algo que no va con la naturaleza de los gatos.

Los métodos naturales también son efectivos. Se pueden mezclar unas gotas de aceite de citronela o de lavanda junto con el champú antipulgas para mayor efectividad. El limón, por su aroma cítrico repele a los insectos. La infusión de manzanilla también funciona.