Farándula
3 de diciembre de 2018 15:15

Subastan objetos de Hugh Hefner, fundador de Playboy

El primer ejemplar de Playboy, con Marilyn Monroe en la portada, fue subastado en Los Ángeles. Foto: AFP

El primer ejemplar de Playboy, con Marilyn Monroe en la portada, fue subastado en Los Ángeles. Foto: AFP

Agencia AFP

Los objetos más íntimos y memorables del legendario fundador de la revista Playboy, Hugh Hefner, fueron subastados en Los Ángeles.

Desde su máquina de escribir al primer número de Playboy, con Marilyn Monroe en la portada, cientos de fanáticos pagaron caro para quedarse con parte del mito durante dos días de subastas finalizadas el 1 de diciembre del 2018.

La máquina de escribir, utilizada por Hefner para redactar el primer número de su revista en 1953, se vendió por USD 162 500. Su copia personal de este número por USD 31 250, según la casa Julien, que organizó la subasta.

Otros tantos coleccionadores podrán ahora distenderse como 'Hef': una de sus batas en seda roja fue vendida por USD 41 600 y su 'Viagra Ring' - un anillo de oro de 14 quilates en el que escondía la píldora azul - fue adjudicado por USD 22 400.

La máquina de escribir utilizada por Hefner  se vendió por USD 162 500. Foto: AFP

La máquina de escribir utilizada por Hefner se vendió por USD 162 500. Foto: AFP

Chaquetas, una limusina, una rocola, una mesa de billar de la mítica mansión Playboy e incluso su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood: la lista de objetos era larga.

El actor estadounidense Jim Belushi pagó USD 3 125 por una copia del guión de un episodio del programa 'Saturday Night Live' presentado por Hefner en 1977.

Hefner, que ayudó a que el desnudo fuera parte del imaginario colectivo estadounidense, falleció en septiembre del 2017 a los 91 años.

La revista Playboy, conocida por sus portadas con mujeres voluptuosas y su imagen de un conejo, fue un hito en sus inicios. Pero el imperio de Hefner fue más allá con discotecas, programas televisivos y colecciones de moda.

Las ganancias generadas por la subasta se destinarán a la fundación Hefner, que defiende los derechos civiles particularmente los de libertad de expresión, una causa importante para el editor.