Futbolero
10 de enero de 2019 12:12

Los 'solucionatodo' son padre y madre a la vez

Pablo Repetto, DT de LDU, conversa con Santiago Jácome antes de la segunda práctica del 2019. Foto: ÚN

Pablo Repetto, DT de LDU, conversa con Santiago Jácome antes de la segunda práctica del 2019. Fotos: ÚN

David Paredes
(D)

El teléfono celular de Ricardo Morales, coordinador de Aucas, no para de sonar en estos días. Los jugadores lo llaman constantemente para preguntar por sus viviendas, los colegios de los niños y hasta de los pasajes para sus familiares.

Estos días son ajetreados para él y el resto de coordinadores de los clubes capitalinos. Con el inicio de la pretemporada, ellos deben estar atentos a las exigencias de las nuevas incorporaciones y hasta de las viejas.

En Liga de Quito varios de los extranjeros que brillaron el año pasado ya no tienen casa. El zaguero Horacio Salaberry, por ejemplo, se acomodó en la vivienda de su pana Hernán Pellerano en estos días mientras encuentra un lugar donde vivir.

El central uruguayo está cómodo, porque su esposa Romina Caligari y su hija Rafaela siguen de vacaciones en Uruguay. Algo parecido le sucedió al golero Adrián Gabbarini. El argentino se fue sin renovar su contrato. Ahora que volvió, debe buscar una casita más grande, porque este año su familia se le crece.

Santiago Jácome, gerente de LDU, explica cómo hacen para cumplir todas las exigencias que piden los muchachos. “En Liga tenemos un equipo grande que trabaja en la coordinación de jugadores y cuerpo técnico. Francisca Carrillo se ocupa de los pasajes de avión, Julio Álvarez es el encargado de las viviendas y Lupe de Ureña es quien hace lo que es documentación, inscripciones y visas de trabajo”, manifestó Jácome.

Ricardo Morales (izq) conversa con Eduardo Favaro, el nuevo entrenador de Aucas.

Ricardo Morales (izq) conversa con Eduardo Favaro, el nuevo entrenador de Aucas.

Encontrar un departamento puede tardar semanas o días. Todo depende de la zona en la que el jugador se sienta cómodo.

Hasta mientras, los clubes han realizado convenios con hoteles. Por ejemplo, el defensa uruguayo Carlos Rodríguez y el otavaleño Andrés Chicaiza se hospedan en el hotel Finlandia.

En Aucas, los argentinos Pablo Burzio y Juan Manuel Tévez ya tienen techito. Ellos aprovecharon la primera semana de las vacaciones para conseguir dónde vivir. Otros como Maximiliano Berreiro y Matías Duffar duermen en el hotel Citimed, donde se concentran los orientales.

“Como club les recomendamos que vivan cerca del estadio Gonzalo Pozo Ripalda, pero ellos prefieren el norte, en la República del Salvador. Esto, porque tienen centros comerciales cerca y las amistades viven por ahí”, detalló Morales.

Manolo Illescas (der) consigue colegios  y viviendas a los jugadores de la Católica.

Manolo Illescas (der) consigue colegios y viviendas a los jugadores de la Católica.

Una de las exigencias comunes entre los extranjeros que llegan al país es que las viviendas tengan al menos dos habitaciones. Esto, porque la mayoría llega con sus familiares a la capital.

Morales recuerda el caso del delantero Matías Alustiza. El argentino llegó al Deportivo Quito en el 2011 y pidió que le ayudaran con los trámites de su perro.

En Católica, Manolo Illescas ayuda a los jugadores a buscarles colegio a sus hijos. Según el coordinador del ‘Trencito Azul’, solo en este caso las exigencias son bastante específicas.

“Depende la formación de los niños y hasta las creencias. Algunos nos piden colegios cristianos y otros no se hacen problema. Eso sí tenemos convenios con algunas instituciones para que faciliten el acceso a clases. La mayoría llegan cuando ya empezó el año lectivo y ya no hay cupos, dice Illescas.

Una de las ‘extravagancias’ que más recuerda fue cuando Sebastián Abreu le pidió que le consiga un número telefónico que termine en 1313. Esa era su cábala.