Futbolero
26 de diciembre de 2017 09:07

Darío Lajones: 'En mi formación, mi madre fue mi pilar'

Darío Lajones tiene 23 años. Ha formado parte de siete clubes, dos de ellos en la Serie A. Foto: Patricio Terán / ÚN

Darío Lajones tiene 23 años. Ha formado parte de siete clubes, dos de ellos en la Serie A. Foto: Patricio Terán / ÚN

Redacción Deportes

Rubén Darío Lajones es aspectudo: la barba bien cuidada le da una apariencia de mayor, pese a que tiene 23 años. El golero, una de las sorpresas del torneo pasado, recibe a ÚLTIMAS en la cancha sintética de La Vicentina. Esa fue su primera cancha, cuando empezó a cogerle cariño a la pelota defendiendo al Huracán, en el barrial.

Lajones llegó esta temporada al Clan Juvenil por pedido del ‘Turco’ Julio Asad que vio en sus atajas felinas una salvación para el equipo. Finalmente, el cuadro del ‘Patrón’ no pudo mantener la categoría, pero el cuida pa los quiteño sí se mostró y se quedará en la Primera. Ahora será el reemplazante de Hamilton Piedra en el Deportivo Cuenca.

Darío vive su momento con felicidad. Mientras le muestra el balón al lente de ÚLTIMAS rememora su paso por el fútbol. A él siempre le tocó bien duro para surgir: se formó en Liga, pero fue en Espoli en donde empezó a mostrarse como profesional en la Serie B. Cuando tenía 17 años le llegó la propuesta para defender la elástica del ‘Gallito’. Con ellos jugó 133 partidos en Serie B. “Ahí maduré futbolísticamente, incluso, en lo personal”, confiesa Lajones.

El arquero recuerda al ‘profe’ Carlos Calderón como su mentor y quien le permitió debutar en el fútbol profesional. En su mente tiene grabadas sus palabras: “Tienes 18 años, ya debes jugar”.

La carrera del futbolista tiene altibajos. Se precisa de fortaleza mental para soportar los duros momentos. El guardameta reconoce en su madre Elena Santamaría a su pilar en los momentos duros. Ella es futbolera a morir y fanática de su guagüito. Doña Elena dice que lo que menos le gusta del fútbol es la separación con su hijo, como cuando tuvo que irse a Santo Domingo a vivir para jugar con el cuadro policial.

Después del ‘Gallito’, vino el Técnico y después Gualaceo. A mediados de este año fichó para el Clan y el 10 de octubre, el cuerpo técnico de Julio Asad decidió confiarle la portería en el partido ante Emelec en Portoviejo.

Pedro Martínez, preparador de goleros del equipo sangolquileño, confiesa: “no nos equivocamos en darle la oportunidad. Con las condiciones atléticas que tiene nos sorprende que no haya debutado antes en la Serie A”.

El jugador nacido en el corazón de La Vicentina se mandó un campañón y dejó en el banco a gente de más experiencia como Wilmer Zumba. Por ello, cautivó el interés del Deportivo Cuenca, equipo con el que firmó a inicios de este mes. Solo espera celebrar las fiestas de fin de año con los suyos y de ahí va al Austro.