Futbolero
8 de noviembre de 2017 08:11

El 'Choclo' Quintero recuperó la fe y será papá

José Quintero en una práctica de la ‘U’, en el complejo de Pomasqui. Foto: David Paredes / ÚN

José Quintero en una práctica de la ‘U’, en el complejo de Pomasqui. Foto: David Paredes / ÚN

David Paredes

Antes de entrar a la cancha, José Quintero hace una pausa. Se agacha, cierra los ojos y se santigua. Hace esto antes de los partidos y los entrenamientos, porque es su forma de pedirle a Dios que no haya más lesiones. Este año sufrió rotura de ligamentos en su rodilla derecha en febrero durante el partido de ida de la Sudamericana ante Defensor de Uruguay.

Hace un mes, el ‘Choclo’ volvió a las canchas. El entrenador Pablo Repetto le devolvió la confianza y ahora es uno de los titulares fijos en el once de los albos.

Desde su regreso ha jugado siete partidos seguidos con Liga y ya marcó un golazo.
“Tuve una lesión muy fuerte y asumí eso como un reto fuerte. Las cosas malas pasan por algo y yo aprendí de la lesión a ser paciente”, confiesa Quintero antes de una práctica. Con el apoyo de su familia, el ‘Choclo’ estuvo tranquilo y le metió ñeque para volver pronto a su trabajo. Eso sí,el tiempo de para fue productivo.

Hace tres semanas recibió la noticia de que iba a ser padre por primera vez.
“En la casa estamos ilusionados porque llegará el primogénito. Este tipo de cosas me motivan para seguir trabajando. Quiero dejarle algo al ‘chamaquito’”, le contó a a ÚLTIMAS .

En los seis meses de para hubo desesperación y miedo. Trabajó a doble jornada la mayoría del tiempo. Fortaleció la musculatura de la pierna lesionada y ya no tiene temor de meterse fuerte a defender en los partidos

“Al principio sí tuve temor de entrar fuerte. Sacaba la pierna rapidito. Pero, poco a poco, fui ganando confianza en mí y ahora ya le meto duro”, dice.

Quintero se lesionó siendo lateral derecho, pero volvió como volante extremo. Dice que el puesto en la defensa está prestadito a su pana John Narváez, aunque disfruta jugar más en ataque.

Según Roberto Teixeira, preparador físico de la ‘U’, el cuerpo técnico llegó cuando al ‘Choclo’ solo le faltaba un mes de terapia. Ellos vieron cómo el futbolista de 27 años trabajó para volver con fuerza al equipo estelar.

“Cuando tomamos el equipo, Quintero salía de la parte médica y de fisioterapia. Trabajamos con él en la adaptación a la pelota. Durante cuatro semanas hizo mucho físico y fútbol en Reserva. Le fuimos aumentando las cargas hasta estar listo para volver a los entrenamientos”, recuerda el preparador físico uruguayo.
Para Teixeira, una de las ventajas en su recuperación fue su fortaleza y profesionalismo.

Ahora Quintero hace cascaritas y dribles hasta con las botellas de agua. En los entrenamientos es uno de los que más sonríe. Uno de sus objetivos es llegar a la Selección. Es una meta que se planteó en este renacer deportivo. Ya lo convocaron el año pasado, aunque todavía no se produjo su debut oficial con la Tricolor.

Pero no todo fue alegría a su regreso. Después del partido ante la Universidad Católica, Quintero tuvo que volver a parar. Su rodilla se inflamó y no pudo entrenarse con normalidad.

“Fue un susto y el cuerpo técnico y los médicos decidieron que no debía jugar. Gracias a Dios solo fue acumulación de líquido. Esto se produjo por el trajín que he tenido”, cuenta aliviado.

En los últimos partidos, el ‘Choclo’ está enfocado en retomar el ritmo de juego.

Repetto lo ubicó como extremo en reemplazo del criticado Jonathan González. Por ahora está chocho. Quintero ha sacado tiempito para vivir el embarazo de su pareja. Su primogénito está en camino y hasta final de temporada quiere dedicarle al menos un gol más. Asegura que ya están buscando opciones de nombres.