Futbolero
8 de enero de 2019 12:07

En LDU preguntan: ¿y los lesionados pa’ cuando?

Djorkaef Reasco se somete a la antropometría (mediciones físicas) de parte del nutricionista Diego Jiménez. Él espera tres meses para volver a las canchas. Foto: Álex Puruncajas / ÚN

Djorkaef Reasco se somete a la antropometría (mediciones físicas) de parte del nutricionista Diego Jiménez. Él espera tres meses para volver a las canchas. Foto: Álex Puruncajas / ÚN

David Paredes
(D)

Djorkaef Reasco se ríe cuando le preguntan de sus vacaciones. El joven delantero de Liga de Quito no tuvo tanto descanso. Mientras la mayoría de sus compañeros disfrutaba de las cenas de Navidad y Año Nuevo y del asueto, él se mentalizaba en fortalecer su pierna derecha.

Es que el atacante, de 21 años, sufrió en septiembre una rotura de ligamento cruzado que lo alejó de las canchas en la parte final del Campeonato Nacional. Después de celebrar el título del 2018, ‘Djorka’ retomó los entrenamientos. Trabajó junto a Fernando Iza en su consultorio, en el Portal de Liga.

“Mi lesión fue grave y aún tengo tres meses más de recuperación. Me entrené hasta el 27 de diciembre, a doble jornada, y después tuve unos pocos días de descanso. No paramos hasta quedar listo para volver al equipo a entrenar”, manifestó Reasco.

Marcos Lascano, médico de Liga, afirma que Reasco, Hernán Pellerano y Anderson Ordóñez no tendrán pretemporada. Ellos continuarán su proceso de recuperación.

Es decir, mientras los demás se sacarán el aire bajo la tutela del ‘profe’ Roberto Teixeira, a él le tocará seguir en enfermería y haciendo trabajos de fisioterapia bajo la tutela del cuerpo médico del club.

“Nuestros jugadores lesionados no tendrán pretemporada. Ellos tienen una planificación distinta porque deben completar su etapa de recuperación. De hecho, no tuvieron el mismo descanso que el resto”, contó Lascano.

Mientras sus compañeros correrán, harán fútbol y jugarán amistosos, él empezará el proceso de readaptación al entrenamiento deportivo. Es decir, correrá alrededor de la cancha y seguirá fortaleciendo la musculatura.

“Me preocupa el tiempo que todavía tengo que esperar para volver a los trabajos junto al resto de mis compañeros. Pero entiendo que esta profesión es así”, añadió Reasco.

Teixeira le confesó a ÚLTIMAS que tiene una planificación especial para sus muchachos lesionados. Horacio Salaberry será el único que trabajará a la par de sus compañeros. Él ya hizo fútbol desde diciembre.

El central Hernán Pellerano es el lesionado más reciente. Sufrió una rotura de ligamentos cruzados durante la final ante Emelec. Se operó en Argentina y empezó su rehabilitación en su país.

“Nos vamos a reunir con Pellerano para que nos de un informe del estado de su lesión. Él se operó en Argentina con un especialista, por lo que debe decirnos qué ha hecho de rehabilitación”, explicó el preparador físico de los albos.

El charrúa afirma que en lo posible dejará que Pellerano trabaje únicamente con los doctores. Cuando le toque a él, se concentrará en la pierna sana y en fortalecer el tren superior e inferior.

Según Lascano, el caso más complejo es el de Ánderson Ordóñez. El guayaquileño se lesionó el pie derecho y se operó con especialistas. Al ser tan compleja la dolencia, recién empezará su rehabilitación este año.

Esperan reunirse con el zaguero central para analizar su estado de salud y definir los trabajos que harán.