Futbolero
18 de mayo de 2018 08:32

Spellman destronó al Mejía

El festejo con el trofeo de campeón del Spellman en la cancha del estadio Gonzalo Pozo Ripalda, en el sur. Foto: Julio Estrella / ÚN

El festejo del Spellman en la cancha del estadio Gonzalo Pozo Ripalda, en el sur. Foto: Julio Estrella / ÚN

Pablo Campos

Gerardo Llumiquinga es un hombre de fe. El entrenador del Spellman vestía terno negro y camisa blanca y llevaba en sus manos un rosario al que se aferraba con todas sus fuerzas.

Pero en el momento en el que empezaron los penales decidió dar la figura religiosa al golero Nicolás Baca. “Me dio confianza, me dijo que íbamos a lograr el título”, recuerda el guardameta, quien en las semifinales había sido figura ante el Miguel de Santiago. Y entonces sucedió el milagro en la final.

Spellman que no era el favorito se impuso al Colegio Mejía en la final del intercolegial Sub 18 que se jugó ayer en el estadio Gonzalo Pozo, en el sur. Lo hizo en los penales (4-1).

El ‘Patrón’ solo pudo acertar uno de sus lanzamientos al arco. Es cierto, Baca no atajó ninguno, pero todas las bolas se fueron a los cielos. El remate de José Riofrío definió el juego a favor de los cardenales que hicieron historia. Por primera vez se proclamaron campeones de la categoría tras empatar sin goles en los 90 minutos.

El dolor de la derrota en los muchachos del Colegio Mejía, el jueves 17 de mayo del 2018. Foto: Julio Estrella / ÚN

El dolor de la derrota en los muchachos del Colegio Mejía, el jueves 17 de mayo del 2018. Foto: Julio Estrella / ÚN

Spellman fue la cara y el Mejía, la cruz. El cuadro fiscal buscaba un nuevo título en una categoría en la que es especialista, pero el jueves los dirigidos por Gerardo San Martín lucieron erráticos.

En el primer tiempo tuvieron ocasiones claras, pero el poste evitó la llegada del primer gol. Ambos equipos corrieron bastante y eso generó un desgaste que obligó a paralizar el partido para la hidratación de los pelados. Con el 0-0 en el marcador se fueron al descanso.

No aprovecharon la ventaja numérica tras la expulsión de Martín Carpio, del Spellman, y llegaron a los lanzamientos penales visiblemente nerviosos.

Bryan Bazurto, Gabriel Flores fallaron sus lanzamientos y solo Joel Valdiviezo marcó. Por Spellman en cambio marcaron Andrés Cruz, Javier Quijía, Alejandro y José Riofrío. “Nadie creía en nosotros, pero tapamos muchas bocas”, dijo el capitán Riofrío, quien al final levantó la copa y desató el carnaval.

En el festejo hubo el grito de guerra: ¡amarillo de mucho brillo y de verde que nunca pierde! ¡Salud campeones!