Las Últimas
3 de mayo de 2018 10:17

El agua de laguna de La Carolina luce cristalina

Tras la limpieza, el agua tiene un tono turquesa. Foto: Eduardo Terán / ÚN

Tras la limpieza, el agua tiene un tono turquesa. Fotos: Eduardo Terán / ÚN

Redacción Últimas Noticias
(I)

La tradicional laguna del parque La Carolina, en el norte de Quito, luce ahora impecable.

El agua tiene un tono turquesa y es tan clara que se puede visualizar con facilidad el fondo que le da ese tono tan relajante.

Los trabajos de mantenimiento en este espacio se iniciaron el pasado 16 de abril del 2018 cuando se empezó con el vaciado del agua.

Tras una exhaustiva limpieza el líquido fue repuesto y el domingo 29 de abril se concluyeron las labores para dejar como nueva la laguna artificial.

Al menos 10 000 metros cúbicos de agua fueron necesarios para llenarla. Ahora los barquitos que son muy requeridos por quienes visitan el parque, navegan en agua limpia.

Las esculturas de los quindes  son parte del recorrido por la laguna.

Las esculturas de los quindes son parte del recorrido por la laguna.

Estos mantenimientos se realizan cada ocho o 12 meses con el objetivo de mantener en óptimas condiciones este espacio.

El costo es de aproximadamente USD 30 000 que corre por cuenta del propietario de los barcos.

Para Karla Flores, quien suele trotar por esta parte del parque, es necesario que la ciudadanía se comprometa en mantener limpia la laguna. “He visto gente que escupe o bota basura y eso debe dejar de suceder. Pero para que eso pase los mismos ciudadanos debemos llamar la atención de la gente mal educada”.

Mientras tanto Johan Llerena, usuario de La Carolina señaló que es necesario que otras lagunas de la ciudad también reciban mantenimiento. “Aquí he visto que se hace una limpieza frecuente, pero por ejemplo en La Alameda la laguna es muy sucia”.