Las Últimas
12 de septiembre de 2018 09:02

Clases, acolite y alegría

Desde el 15 de enero, en el IESS Sur se incorporaron dos aulas hospitalarias. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Desde el 15 de enero, en el IESS Sur se incorporaron dos aulas hospitalarias. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Redacción Últimas Noticias
(I)

Se levantan temprano, se asean, desayunan y se dirigen a clases. Tal cual como se preparan para ir a su ‘escuelita de origen’. Los guaguas que llegan enfermitos al Hospital del IESS Quito Sur, ya empezaron el año escolar.

Con su bracito cubierto por un yeso, con la huella de los pinchazos o algún golpe, pero bien contentos y recuperándose. Así, ayer, 11 de septiembre del 2018, inauguraron el año escolar en las aulas hospitalarias.

A diferencia de los planteles educativos regulares, en la casa de salud del sur, los guaguas no tienen que alistar lista de útiles ni forrar cuadernos.

Sonia Hidalgo, coordinadora del programa en el IESS Quito Sur, muestra que en las clases cuentan con todo el material, incluidos los textos que entrega el Ministerio de Educación.

Como es un hospital de segundo nivel, los niños permanecen máximo hasta 15 días. Así que la tarea es, luego de un diagnóstico académico y de ponerse en contacto con la maestra del plantel al que asisten, mantenerlos al día. Reciben tres horas diarias de clases, en la mañana, dependiendo del estado.

El área de pediatría, indica Hidalgo, tiene 96 camas. Actualmente, todas están ocupadas por pacientes de entre 0 y 17 años. Un 80% asiste a las aulas hospitalarias. A veces, también van los más chiquitos.

El área de pediatría de la casa de salud del sur de Quito es la más grande respecto de los establecimientos del IESS en la capital.

En esta, aquellos niños que por la naturaleza de sus dolencias no pueden acudir a las aulas, reciben la clase en el cuarto. El programa fijo es hasta décimo año, con tres docentes. Para que los más grandes no se queden fuera tienen el apoyo de los profes itinerantes, que llegan desde coles vecinos.

Uno de los guaguas que volverá filito a su escuela es Luis, de 7 años. Su padre, José Caiza, está tranquilo porque, pese a que por una caída su hijo no pudo volver a clases a tiempo, en las aulas hospitalarias le reforzaron los conocimientos.

En las mismas está Diana Samaniego, mamá de Jean Pierre, de 7 años. El pequeño sufrió una caída y va una semana en el hospital. El niño está por recibir el alta. La mujer está contenta porque él no perdió clases.

Desde su apertura, en 2017, ya han atendido 1 017 menores en las aulas hospitalarias del sur (inicial, educación básica y bachillerato). En julio y agosto, acolitaron para supletorios. La iniciativa está en 26 hospitales.

Para completar el buen ambiente, el IESS Sur graduó a su primera Unidad de Clowns ‘Qanhu’ (payaso). El personal de salud y administrativo recibió su nariz roja y su diploma.

Y hay otra novedad, desde octubre habrá clases en horario vespertino, de 12:00 a 18:00.