Las Últimas
10 de octubre de 2018 09:37

Fabián renace del abandono

El momento en que la Policía entregaba al bebé en el Hogar del Niño. Foto: cortesía Policía Nacional

El momento en que la Policía entregaba al bebé en el Hogar del Niño. Foto: cortesía Policía Nacional

Betty Beltrán
(I)

Las historias de recién nacidos abandonados en la calle no son extrañas en Quito. El pasado 27 de septiembre del 2018, un neonato, envuelto en una colcha amarilla, apareció en la puerta de una vivienda del barrio Balcón del Valle, en Los Chillos.

Un vecino que pasaba por la calle Luis Cordero y Pasaje B lo auxilió y llamó al ECU 911. El paramédico lo revisó y encontró signos de hipotermia en el infante que, calcularon, tenía 24 horas de nacido.

Ya en el Centro de Salud de Conocoto le hicieron una serie de exámenes para descartar otras afecciones. Allí se estableció que tenía 49 centímetros de estatura y 3 045 gramos de peso.

Al día siguiente (el 28) fue trasladado al Hogar del Niño San Vicente de Paúl, ubicado en la calle San Vicente de Paúl E2-185 y Exposición. Al mediodía le dieron una identidad, lo llamaron Fabián Andrade, en honor a uno de los benefactores de la casa hogar del sector de La Recoleta.

Trece días después, el guagüito está bien y en plena recuperación. Tiene dos compañeritos de habitación: un bebé de un mes y otro de cuatro. Los tres se alimentan con leche en fórmula y son los mimados del centro de acogida.

Y mientras los chiquitos crecen, paralelamente se realiza una serie de investigaciones para ubicar a sus familiares, si se logra aquello se trabaja con un proyecto que garantice la reinserción del pequeño, recuerda Mónica Sandoval, directora del Hogar del Niño San Vicente de Paúl.

Pero si se carece de esa familia nuclear se hace una declaratoria de adoptabilidad del niño, al carecer de identidad ese paso se facilita y se solicita a los jueces la restitución del derecho del pequeño de vivir en un entorno familiar.

El Hogar queda atrás del Ministerio de Defensa. 45 personas trabajan en el centro con los niños.

El Hogar queda atrás del Ministerio de Defensa. 45 personas trabajan en el centro con los niños.

Este proceso demora entre uno y dos años, un tiempo en que San Vicente de Paúl se convierte en la casa de los pequeñitos. En este sitio le dan su alimento, vivienda… todas sus necesidades básicas.

En el área de cuna están los pequeños hasta los dos años y medio. Está dividida en tres salas: la primera con niños hasta los seis meses, allí está Fabián.

La otra sala es para los bebés de hasta el año y medio. Y la tercera, para los pequeños hasta los dos y medio. En estos tres espacios suman 23 niños.

En San Vicente también tienen guaguas más grandes, los que están en el área de casita. Desde dos años y medio hasta 18 años. En todo San Vicente de Paúl viven 67 personas.

Como a veces ya no hay cupo para más pequeños, las autoridades los remiten a otras instituciones de protección: Aldeas SOS, Santa Lucía, Corporación Hogar, Hogar Suizo, entre otras.

En el San Vicente trabajan 45 personas, se incluyen a las religiosas de la orden Hijas de la Caridad. También a las 25 tutoras, dos equipos técnicos (trabajadora social, sicólogo y facilitadora familiar), entre otros profesionales.

Los guagüitos de dos años hacen sus primeros garabatos en la casa de acogida, siempre de la mano de las tutoras. Cuando llega el tiempo de la escuela, se van a la San Carlos (atrás de la iglesia San Francisco), y los de secundaria, en el colegio María de Nazaret.

Sandoval cuenta que el Ministerio de Inclusión Económica y Social, a través de un convenio, paga la remuneración del personal técnico. Las ayudas también llegan de los benefactores, quienes apoyan con víveres, leche, pañales… las necesidades son interminables.

Así que si desea hacer alguna contribución puede acercarse, de lunes a viernes, a la institución que está atrás del Ministerio de Defensa, de 08:00 a 17:00.

El fin de semana las propias monjitas le atenderán y le dirán un Dios le pague por su ayuda.

Aporte. Para ayudas económicas hay dos cuentas de ahorros: 3390868300 (Banco Pichincha) y 8022531500 (Banco General Rumiñahui), a nombre del Hogar del Niño San Vicente de Paúl.