Las Últimas
11 de enero de 2019 10:38

Indigente ruso que vivía en Quito, regresó a su país 

Maksim Bakharev vivió durante 9 años en las calles de Quito. Foto: Municipio de Quito

Maksim Bakharev vivió durante 9 años en las calles de Quito. Fotos: Municipio de Quito

Redacción Últimas Noticias
(I)

Tras nueve años viviendo como indigente en las calles de Quito, el ruso Maksim Bakharev retornó a su país. El viaje se concretó el pasado 22 de diciembre del 2018.

Minutos antes de abordar el avión con destino a San Petersburgo, el extranjero se despidió en español frente al equipo del proyecto municipal Habitantes de la Calle: “Adiós, muchas gracias”, manifestó.

El proyecto es liderado por el Patronato San José, que el 9 de enero del 2019 hizo público el caso a través de su cuenta de Twitter. Esta iniciativa cuenta con centros especializados en acoger personas adultas mayores con situación de vida en calle y mendicidad, que no cuentan con referentes familiares.

En esos espacios los adultos mayores restituyen su derecho a tener un techo, alimentación, vestimenta y equipo profesional que les brinda atención las 24 horas. El Patronato San José también tiene otros programas sociales, como el trabajo con niños trabajadores y madres jóvenes.

El 12 de diciembre, Bakharev festejó su cumpleaños. En la otra imagen aparece junto a sus padres.

El 12 de diciembre, Bakharev festejó su cumpleaños. En la otra imagen aparece junto a sus padres.

En San Petersburgo, Maksim se reencontró con sus padres. Un comunicado del Patronato dice que el ruso hizo de Quito su casa durante 9 años, pero en la indigencia, debido a que padece esquizofrenia.

Se informó que mediante gestiones conjuntas entre el Municipio de Quito y el Consulado ruso se consiguió que Maksim llegue a Rusia en un vuelo comercial el 22 de diciembre. En el aeropuerto lo esperaron sus padres, quienes, como ya se puede imaginar, con un emotivo abrazo recibieron a su hijo.

Al día siguiente, los padres de Maksim, a través de un correo electrónico agradecieron al Patronato por los cuidados que recibió su hijo, así como las gestiones para su retorno.

Antes de regresar a su tierra, el pasado 12 de diciembre Maksim festejaba con los brigadistas del Patronato San José su cumpleaños 35. Fue ahí cuando el cónsul de Rusia en Ecuador, Andrei Alekseev, le dio la buena noticia: “Está todo listo, volverás a tu país”.