Las Últimas
23 de julio de 2018 12:48

Casi linchan a sospechosa de asaltar a taxista, en Quito

Según la Policía, los sospechosos pararon al vehículo en el intercambiador de Carapungo y le pidieron al chofer que los lleve hacia el sector del Bicentenario. Foto: archivo ÚN

Según la Policía, los sospechosos pararon al vehículo en el intercambiador de Carapungo. Foto: archivo ÚN

Diego Bravo

El hecho se produjo a las 19:30 del viernes 20 de julio del 2018 en la manzana 30 de la Ciudadela Bicentenario, ubicada en el extremo norte de Quito. Los agentes del Distrito Policial de Calderón apresaron a una mujer que supuestamente asaltó  a un taxista.

Los uniformados informaron que el incidente se produjo luego de que el conductor le hiciera una carrera a una pareja. Ellos pararon al vehículo en el intercambiador de Carapungo y le pidieron al chofer que los lleve hacia el sector del Bicentenario.

"Al llegar al lugar procede a ser víctima de intimidación con un arma blanca colocándole a la altura del cuello, por parte de la aprehendida", según informó la Policía Nacional. En esos momentos, los moradores notaron que asaltaban al taxista y reaccionaron.

La detenida tenía en su tobillo un dispositivo electrónico (brazalete). Foto: cortesía Policía Nacional

La detenida tenía en su tobillo un dispositivo electrónico (brazalete). Foto: cortesía Policía Nacional

El hombre que acompañaba a la mujer logró escapar en precipitada carrera con las pertenencias de la víctima, mientras que ella fue agredida. Luego -indicó la Policía- se neutralizó a la mujer de 24 años, y la apresaron.

Tras calmar a la gente, los policías constataron que la mujer tenía golpes y hematomas en el cuerpo, "por lo que procedemos a salvaguardar la integridad de la misma ya que estaba siendo agredida por los ciudadanos".

Los uniformados constataron tras el apresamiento que la mujer tenía en su tobillo un dispositivo electrónico (brazalete). Este es utilizado para monitorear a las personas privadas de la libertad que son procesadas por delitos menores y que no están detenidas en un centro penitenciario.

También hallaron evidencias: un cuchillo con el que aparentemente, según los uniformados, se perpetró el asalto. También un canguro, USD 200 en efectivo y un teléfono celular.