Las Últimas
5 de octubre de 2018 09:16

Perros, gatos y hasta una gallina fueron bendecidos

Las mascotas y sus dueños entraron en el templo de San Francisco. Ahí oyeron al sacerdote. Foto: Santiago Sarango / ÚN

Las mascotas y sus dueños entraron en el templo de San Francisco. Ahí oyeron al sacerdote. Foto: Santiago Sarango / ÚN

Sara Oñate
(I)

Shirley León llegó ayer, 4 de octubre del 2018, hasta San Francisco con Nugget, su mascota, para que el padre Fredy la bendijera. La joven se enteró por las noticias que en la iglesia del Centro Histórico de Quito se llevaría a cabo la ceremonia y no dudó en llevar a su gallina que en diciembre próximo cumplirá cuatro años.

En la puerta de entrada del templo, Shirley logró que el sacerdote bañara la cabeza de Nugget con agua bendita. Emocionada y cargando a la gallina en sus brazos, la joven le expresa su amor y la besa y recuerda que el animalito llegó a su vida cuando apenas era un pollito. “La encontré en la calle y desde ahí ha sido mi compañera”, cuenta.

Nugget, la mascota de Shirley León, recibió la bendición. Foto: Sara Oñate / ÚN

Nugget, la mascota de Shirley León, recibió la bendición. Foto: Sara Oñate / ÚN

Al igual que Shirley, cientos de personas acudieron hasta la iglesia de San Francisco para bendecir a sus mascotas. Cada 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales y por tal motivo se realiza una bendición especial para los animalitos que forman parte de las familias.

Elena y Viviana Calderón llegaron hasta la iglesia con sus cuatro ‘bendiciones’, como llaman de cariño a sus perros castellanos. Es la primera vez que acudían a la ceremonia y piensan regresar los siguientes años. “Es un evento importante para demostrar el amor que tenemos a nuestras mascotas”.

El padre Freddy Sucushañay fue el encargado de bendecir a las ‘criaturas de Dios’. En una corta disertación, el sacerdote pidió que Dios cuide a todos los animales y que las personas, al igual que lo hizo San Francisco, patrono de los animales, amemos a toda la Creación.

El padre Freddy Sucushañay pidió a la gente que cuide toda la creación. Foto: Sara Oñate / ÚN

El padre Freddy Sucushañay pidió a la gente que cuide toda la creación. Foto: Sara Oñate / ÚN

Sucushañay comenta que cada año se suman más fieles a la ceremonia. En esta ocasión, aunque los perros fueron la mayoría, también hubo gatos, un conejo y hasta un chancho.

Las personas que acudieron tarde al encuentro, se concentraron en la parte exterior de la iglesia San Francisco. Allí el sacerdote, acompañado de un monaguillo que cargaba el agua bendita, roció a los animalitos que llegaban.

Leydi Torres, de 34 años, llegó con Kimura, un buldog inglés que lucía una especie de vestido blanco con puntos azules y un lazo en su cabeza. Es la primera vez que asiste en Quito al evento pero comenta que en su país también llevó a su mascota para que la bendijeran. “En Colombia se hacen bautizos, matrimonios y hasta funerales de los animalitos”, señala.

Junto con su esposo e hijo, Torres comenta que su mascota es un miembro más de la familia. “Esto lo hacemos porque son seres vivos, los respetamos y amamos”.