Las Últimas
3 de diciembre de 2018 09:03

Venga, pase al Museo del Pasillo

Julio Jaramillo estará en el ingreso al área de compositores. Fotos: Vicente Costales / ÚN

Julio Jaramillo estará en el ingreso al área de compositores. Fotos: Vicente Costales / ÚN

Betty Beltrán
(I)

Llegó el día de la inauguración del Museo-Escuela del Pasillo, ubicado en Centro de Quito. Y será con pompa, porque antes de las 18:00 de este 3 de diciembre del 2018, hora de la apertura oficial, dos cuadras de la García Moreno, entre Espejo y Bolívar, estarán llenas de artistas populares que interpretarán puros pasillos.

Será una media hora de buena música. Y unos minutos antes de las 18:00, se prevé que el presidente Lenín Moreno, junto con su comitiva, salga de Carondelet y se dirija hasta el edificio de la esquina de la García Moreno y Bolívar.

Cuando llegue habrá una serenata. Dos bellas guambritas estarán en el balcón de esa casona patrimonial, levantada en 1907, y el trío Los Ramary interpretará el emblemático Chica Linda.

Tras ese pasillo, el ‘Presi’ ingresará al Museo-Escuela. De entrada, en el primero de los tres pisos, se topará con una frase que sintetiza la filosofía del espacio: “La tradición no es la veneración de las cenizas sino la transmisión del fuego”, de Gustav Mahler. Luego se ven una botella-silbato, el canto del Jahuay, y al lado la vihuela de Santa Marianita de Jesús.

Unos pasos más adelante: un arpa, 18 temas de música sacra frente a melodías profanas y sus rabeles y chirimías. También una glorieta, una banda de pueblo, la escultura de Pepe Jaramillo que, dentro de un balcón costeño, armará una linda serenata.

A la vuelta están una cabina de radioteatro y el dúo Benítez y Valencia, bien guambritos, actuando en Radio Quito. Allí se podrá mirar la bola de discos de pizarra, desde aquellos elaborados en 1910 y de los sellos La Favorita, Preciosa Récord y Víctor.

La estatua de Carlos Rubira Infante estará en el segundo piso.

La estatua de Carlos Rubira Infante estará en el segundo piso.

Antes de subir al segundo piso, podrá ir derecho a la cantina El Aguacate, que tiene un escenario de alta tecnología. En ese sitio se armará el show de la inauguración de esta noche.

El programa tiene dos actuaciones transgeneracionales. El tema El aguacate será interpretado tres veces: primero por Héctor Jaramillo, luego por Carlos Grijalva y por último por el guagua Geancarlo Pacheco.

Un segundo tema, Esta pena mía, se escuchará en las voces de Consuelo Vargas, después Paulina Tamayo y en tercer lugar, la niña Adamaris Cajo. Con esos números se intentará decir que los jóvenes tienen la posta y la responsabilidad de mantener vivo el fuego de este género.

Dentro del evento, la Cancillería entregará la medalla Orden de Gran Caballero a 16 ilustres personajes del pasillo: Fanny López Ron, Mercedes Mendoza Suasti, Héctor Jaramillo, Segundo Bautista, Amelia Martín (Consuelo Vargas), Fresia Saavedra, Roberto Calero, Luis Guevara, Nicolás Fiallos, Fausto Galarza, Adriano Coronado, Osvaldo Ayala Bonilla, Julio Bonilla, Naldo Campos, Guillermo Rodríguez y Gonzalo Godoy.

En el segundo piso del inmueble estarán los más grandes compositores e intérpretes del pasillo; llamarán la atención los bustos de Francisco Paredes Herrera, Carlos Amable Ortiz, Benigna Dávalos y la estatua de Julio Jaramillo.

La galería de artistas también tendrá fuerza porque, al cabo de los meses, se sumarán más rostros, puntualiza el musicólogo Mario Godoy, director del Museo-Escuela del Pasillo de Quito. Ese espacio está en construcción.

Si camina unos pasos más se encontrará con un apartado singular. Resulta que entre los años 40 y 70 muchos artistas mestizos se disfrazaban de indígenas para interpretar la música ecuatoriana; allí estarán, por ejemplo, Los Brillantes, Hermanas Mendoza Suasti, López Ron, Conjunto Universitario…

En la zona de las guitarras lucirán las estatuas de Carlos Rubira Infante, Carlota Jaramillo, Carlos Bonilla, Homero Idrovo, Carlos Regalado, Olimpo Cárdenas. Además, una réplica de la guitarra de Luis Alberto San Pedro, el primer aparato eléctrico hecho en Ecuador; y la guitarra de Sergio Bedoya, uno de los grandes instrumentistas que acompañó a todos los artistas de los 50, 60 y 70.

Y en el tercer piso se encontrará con aulas, pizarrones, pianos; allí funciona la Escuela del Pasillo que, desde octubre, ofrece clases de canto y guitarra. Con el tiempo ese lugar será una extensión del Museo, porque las clases se irán a otro lado del Centro de Quito.