Las Últimas
11 de enero de 2019 09:10

‘Narra Quito’ en un Palomar

La Chocolatería El Palomar queda en la García Moreno y Oriente. Fotos: Ana Guerrero / ÚN

La Chocolatería El Palomar queda en la García Moreno y Oriente. Fotos: Ana Guerrero / ÚN

Ana Guerrero
(I)

Con aroma a grano tostado y humitas, en aquella casa de cerca de 200 años, en El Palomar, se invoca a la memoria, a las anécdotas del Centro del Quito antiguo y contemporáneo. Todo en una ‘Minga de historias con café’.

El encuentro, en la esquina de la García Moreno y Oriente, es mañana, 12 de enero del 2019, de 14:00 a 18:00. El valor de la entrada es únicamente estar dispuesto a compartir sus relatos, a revivir los pasajes que forman parte del patrimonio de la ciudad.

Sandra Bermúdez, propietaria de El Palomar Chocolatería, es una de las que comparte las anécdotas de aquellos días de estudiante del Colegio Simón Bolívar, cuando este aún recibía a las guambras en el Centro.

De paso, la mujer relata que ya desde aquella época, siendo vecina del sur de la urbe, anhelaba tener una casa en el corazón de la capital. Y así fue, hace cuatro años, de la mano de su esposo, su hija y su hijo, se lanzó a la búsqueda de un predio patrimonial. Y se topó con el escenario donde será la minga.

Ella no vio el deterioro de siete años de abandono de la edificación ni el excremento que había dejado el único habitante en ese entonces, un gato. Solo “sintió” que era esa la casa que buscaba, la que está en la vía que conduce a los sitios ceremoniales ancestrales.

Después de dos años de obras y harta plata invertida (unos USD 90 mil), un 5 de agosto del 2017, abrió El Palomar Chocolatería, cuya materia prima, además de la unión familiar, es el cacao que producen su hija y su yerno en la provincia de Santo Domingo.

La casa patrimonial donde se hará la minga tiene cerca de 200 años.

La casa patrimonial donde se hará la minga tiene cerca de 200 años.

El sueño de Sandra ahora se puede palpar y hasta tiene en sus paredes murales de más de 150 años. Este sábado, todos están invitados a conocerlo y a contar sus historias.

No hay que pagar entrada, le darán su café con humita gratis y hasta habrá premios para las narraciones más alhajas. Para este último punto, se instalarán computadoras o podrá escribir en su celular.

Eso sí, el requisito es que los relatos se suban a la plataforma Narra Quito. Esta iniciativa es impulsada por el Instituto Iberoamericano de Patrimonio Natural y Cultural (Ipanc) y el Municipio de Quito, a través de Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP).

Isabel Solano, coordinadora de proyectos del Ipanc, dice que la intención del encuentro es que los vecinos que habitan en el Centro o que lo hicieron antaño se sienten a beber café y narrar historias. “Tomarnos un café caliente y contar, porque contadores somos todos”.

En la página de Narra Quito puede encontrar varias experiencias, incluida la de Sandra. De hecho, hay la opción de aportar, comentar, añadir contenido...

La vivencia, cuenta Isabel, se complementará con olores y sabores. Estarán presentes aromas tan propios del Centro de Quito como el palo santo.

Ya se han dado dos experiencias anteriores en la Plaza Arenas y en la de la Independencia. Precisamente, quienes ya participaron se han convertido en voceros para hacer la convocatoria del sábado.

Víctor Novoa, comunicador del Ipanc, cuenta que se ha llamado a los vecinos por teléfono, por medios municipales, boletines y hasta el boca a boca ha servido para convocarlos.

Si bien El Palomar es amplio, si llega tarde corre el riesgo de quedarse sin puesto. Para mayor seguridad puede inscribirse llenando un formulario o llame al 099 9067 061.