Las Últimas
21 de mayo de 2018 07:27

Maduro, seis años más en el poder

El presidente Nicolás Maduro fue declarado ganador de las elecciones venezolanas del domingo 20 de mayo del 2018. Foto: AFP

El presidente Nicolás Maduro fue declarado ganador de las elecciones venezolanas del domingo 20 de mayo del 2018. Foto: AFP

Agencia DPA

El chavismo consolidó más su hegemonía en Venezuela tras dos décadas en el poder, en unas controvertidas elecciones rodeadas de graves acusaciones de fraude, rechazadas por la oposición y gran parte de la comunidad internacional, en las que el presidente Nicolás Maduro fue declarado ganador.

Maduro fue reelegido para un periodo de seis años, desde 2019 hasta 2025, tras obtener el 68% en unos comicios que contaron sólo con el 46 por ciento de participación, según las cifras oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE) en la noche del domingo 20 de mayo del 2018.

Con ello, el jefe de Estado cimenta el vasto poder del chavismo, más de dos décadas después de iniciada la "revolución bolivariana" de Hugo Chávez y en medio de una crisis económica y social sin precedentes en el país sudamericano.

Gran parte de la oposición había llamado al boicot de unas elecciones que veía sin garantías. El único candidato opositor de peso que aceptó participar en unas elecciones que él mismo consideraba dudosas, Henri Falcón, obtuvo sólo el 21 por ciento de los apoyos. Falcón, sin embargo, rechazó reconocer los resultados antes incluso del anuncio oficial.

"Nosotros estamos obteniendo un récord histórico. Nunca antes un candidato presidencial había ganado el 68 por ciento de la votación popular", celebró Maduro.

El presidente obtuvo más de 5,8 millones de votos, frente a unos 1,8 millones de apoyos para Falcón. Según el CNE, apenas unos ocho millones de los 20,5 millones de venezolanos llamados a las urnas acudieron a votar. Los otros dos candidatos que aspiraban a la presidencia, el ex pastor evangélico Javier Bertucci y el ex dirigente chavista Reinaldo Quijada, obtuvieron 925 045 y 34 614, respectivamente.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, se dirige a sus seguidores después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunciara los resultados de la votación el día de las elecciones en Venezuela. Foto: AFP

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, se dirige a sus seguidores después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunciara los resultados de la votación el día de las elecciones en Venezuela. Foto: AFP

La baja participación representa un revés para Maduro, que pedía a sus seguidores 12 millones de votos. La alianza opositora Frente Amplio habló de una participación inferior al 30 por ciento. "Este proceso no fue real, no lo reconocemos y exigimos que se convoquen nuevas elecciones", reclamó Falcón. El opositor, un ex militante chavista que se alejó del Gobierno en 2010, criticó sin embargo también a los otros grupos antichavistas por promover la abstención.

"Hoy queda claro que esa propuesta de llamar a la abstención ha dejado atrás una oportunidad extraordinaria para darle cauce cierto (a una solución) a la tragedia que vive Venezuela", dijo.

"La abstención incrementa la eficacia de la trampa". Falcón habló de "serios cuestionamientos" acusando al chavismo, entre otras cosas, de controlar que los receptores de programas sociales gubernamentales votasen a favor de Maduro a través de los llamados "puntos rojos", unos puestos de simpatizantes chavistas colocados cerca de los centros electorales.

Además del boicot opositor, las elecciones no eran reconocidas por gran parte de la comunidad internacional. El llamado Grupo de Lima, que reúne a 14 países americanos (Argentina, Brasil, México, Colombia, Chile, Perú, Canadá, Costa Rica, Honduras, Guatemala, Panamá, Paraguay, Santa Lucía y Guyana) señaló que no reconocerá los resultados.

La Unión Europa y Estados Unidos también rechazaron de antemano el proceso. "Hoy tuvimos otro simulacro de elección democrática en Venezuela", criticó el presidente argentino, Mauricio Macri, desde Buenos Aires. "Las elecciones en Venezuela no cumplen con estándares mínimos de una verdadera democracia", lo secundó el mandatario chileno, Sebastián Piñera, en Twitter.

Los comicios son controvertidos porque los principales líderes opositores venezolanos están inhabilitados para participar, otros están presos o en el exilio.

Consejo Nacional Electoral (CNE) mientras anuncian los resultados de las elecciones presidenciales. Foto: EFE

Consejo Nacional Electoral (CNE) mientras anuncian los resultados de las elecciones presidenciales. Foto: EFE

En varios países hubo protestas contra Maduro, entre ellos en Colombia, en el que se estima que vive un millón de venezolanos tras el éxodo masivo de los últimos meses. Sólo viejos aliados del chavismo como Bolivia celebraron el resultado.

Maduró derrotó al "golpismo e intervencionismo del imperio norteamericano", señaló el presidente Evo Morales en Twitter. El chavismo cuenta con un poder cada vez más abarcador en Venezuela dos décadas después de la primera victoria electoral del carismático Hugo Chávez. Desde el año pasado el partido de Gobierno controla el Legislativo, después de la elección de una controvertida Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en un proceso también criticado como fraudulento.

La ANC, que debe elaborar una nueva Constitución para sustituir a la primera Carta Magna redactada por el chavismo en 1999, anuló en la práctica los poderes de la Asamblea Nacional, que había pasado a manos de la oposición tras las elecciones legislativas de diciembre de 2015.

La oposición también acusa al chavismo de haber sometido a la Justicia y a los principales medios de comunicación. Los venezolanos estaban llamados a las urnas en medio de la peor crisis económica y social en la historia de Venezuela.

El país sudamericano sufre la inflación más alta del mundo, con una tasa acumulada que debe alcanzar el 13 000 por ciento a fin de año, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional. Debido a la falta de divisas, Venezuela no puede importar gran parte de los alimentos y medicinas que necesita.

Cientos de miles de venezolanos abandonaron en los últimos meses su país en un éxodo masivo hacia las naciones vecinas, sobre todo Colombia, Brasil, Perú, Chile y Argentina. Maduro asumió el poder en 2013 tras la muerte de Chávez. El chavismo impulsó desde entonces numerosos programas sociales para ayudar a las clases más necesitadas, pero también es acusado desde hace tiempo de tendencias autoritarias.

Pese a sus duras críticas a la oposición, Maduro llamó a un diálogo para lograr la reconciliación nacional. "Yo soy el presidente de los que votaron por mí, de los que votaron por los candidatos de la oposición y los que no votaron", dijo el jefe de Estado. "Hoy mismo, domingo 20 de mayo, convoco a una gran jornada de diálogo nacional"