Las Últimas
13 de abril de 2018 07:49

La obra avanza y también los pedidos

Se trabaja fuerte en el tramo de la Chile que va de la Cuenca a la Benalcázar. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Se trabaja fuerte en el tramo de la Chile que va de la Cuenca a la Benalcázar. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Ana Guerrero

Para este fin del mes de abril del 2018  está prevista la entrega del Paseo La Merced, en la calle Chile, entre Imbabura y Cuenca. Las obras para la peatonalización de este tramo, en el Centro de Quito, están casi listas. Ya les dan los últimos toques y hasta le sacarán brillo.

La obra forma parte del plan para guapear el Centro Histórico de Quito y para conservar por más tiempo el patrimonio. Pero, no deja de haber líos.
Comerciantes del sector se quejan por dos temas: la proliferación de ventas ambulantes y de ladrones.

La dueña de un establecimiento, quien prefirió mantener su nombre en reserva por seguridad, contó que sobre todo los sábados la calle parece mercado. Y en la aglomeración aprovechan los pillos para abrir carteras de los peatones y hasta los celulares les vuelan.

Por eso mismo, uno de los pedidos es que de la mano con la obra se incremente la seguridad. “Ahí están las cámaras de seguridad, que vean cómo es la situación”, comentó la comerciante.

La obra está casi lista entre Imbabura y Cuenca. Foto: Ana Guerrero / ÚN

La obra está casi lista entre las calles Imbabura y Cuenca. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Los dueños de locales atribuyen el aumento de las ventas ambulantes a que ahora tienen más espacio para ocupar, pues ya no pasan carros. Así que otra solicitud es el aumento de los agentes metropolitanos.

Algunas comerciantes de los centros comerciales del ahorro hasta advierten, como ya lo hicieron antaño, que si no hay control saldrán de sus puestos a vender en las calles.

Bertha Llive, vendedora del pasaje Maldonado, suma otro pedido. Que como ya no pasan carros por la Chile, que los locales de electrodomésticos del pasaje ingresen y despachen la mercadería por la Mideros, la paralela sur.

Y con todos esos pedidos, la obra entre las calles  Cuenca e Imbabura avanza. Lo propio sucede con el segmento comprendido entre la Cuenca y Benalcázar, que también forma parte del Paseo de La Merced. Esta va un poco más lento, porque recién acabaron los arreglos en el alcantarillado.

Según el Instituto Metropolitano de Patrimonio, entre los principales objetivos de la peatonalización están reducir la carga vehicular y, de esta forma, bajar los niveles de contaminación, ruido y vibraciones.