Las Últimas
28 de septiembre de 2018 10:39

La ONU votó por ayuda a Venezuela

El presidente Nicolás Maduro durante su intervención en la ONU. Foto: DPA

El presidente Nicolás Maduro durante su intervención en la ONU. Foto: DPA

Agencia EFE
(I)

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó ayer, 27 de septiembre del 2018, la primera resolución de su historia sobre Venezuela, en la que insta al gobierno a aceptar ayuda humanitaria internacional para paliar la escasez de alimentos y medicinas que afecta a la población.

Ecuador votó a favor de la resolución junto con Alemania, Bélgica, Brasil, Chile, España, Japón, México, Panamá, Perú, Reino Unido, entre otros.

Votaron en contra de la resolución Burundi, China, Cuba, República del Congo, Egipto, Paquistán y Venezuela. Mientras que se abstuvieron países como Iraq, Filipinas, Catar, Arabia Saudita, entre otros.

Se trata de un gesto político firme hacia el Gobierno del presidente Nicolás Maduro por parte de este órgano intergubernamental, creado en 2006.

El embajador venezolano ante la ONU en Ginebra, Jorge Valero, condenó la resolución y la consideró “el comienzo de una escalada intervencionista” para conseguir la caída del gobierno y “establecer un mecanismo de tutela” foráneo sobre Venezuela.

Las anteriores tentativas de introducir el caso de Venezuela en la agenda del Consejo habían fracasado, pero esta vez el llamado Grupo de Lima (compuesto por países del continente americano que buscan un cambio en Venezuela) consiguió este objetivo.

En nombre de una decena de países latinoamericanos patrocinadores del texto, el embajador de Perú, Claudio de la Puente, dijo que había llegado el momento de que el Consejo atienda a una situación que ha provocado el éxodo de unos dos millones de venezolanos que han buscado acogida en otros países de la región.

Aseguró que el propósito de esta iniciativa era “dar voz a millones de venezolanos que padecen una crisis humanitaria” y que de ninguna manera tenía un ánimo de injerencia.

La resolución aprobada recuerda que la falta de alimentos, fármacos y suministros médicos han dado lugar a “un aumento de la malnutrición”. Asimismo, alerta del riesgo del brote de enfermedades que habían quedado erradicadas o bajo control en Suramérica.

El Gobierno venezolano ha rechazado una y otra vez cualquier tipo de ayuda humanitaria, en particular de países occidentales.