Las Últimas
16 de mayo de 2018 09:18

La 'Operación Hotel' le quita el sueño a Assange

Julian Assange se refugia en la embajada ecuatoriana en Londres (Reino Unido), desde 2012. Foto: archivo/AFP

Julian Assange se refugia en la embajada ecuatoriana en Londres (Reino Unido), desde 2012. Foto: archivo/AFP

Redacción Política
y EFE (I)

La novela de Julian Assange -tal parece- está lejos de terminar. Cada nuevo capítulo es más sorprendente que el anterior.

Primero, el ‘hacker’ nos sorprendió a todos con una foto con la camiseta de la ‘Tri’. Con esa imagen, publicada en su Twitter, avisaba que ya era un ecuatoriano más, como todos.

La Cancillería le dio la nacionalidad con el objetivo de hacerlo parte del equipo diplomático en Londres y que él pudiera salir de la embajada ecuatoriana, en esa ciudad, sin problemas.

El plan no funcionó y ahí empezaron las horas bajas para el ‘suco’. Él vive en esa oficina desde 2012, cuando recibió el asilo ante la posibilidad de que Estados Unidos lo extradite y lo procese por un delito, que se castiga con la pena de muerte.

Pero Assange no se lleva del todo bien con el ‘presi’ Lenín Moreno. Él le pidió varias veces que deje de opinar y meterse en problemas de otros Estados.

El australiano-ecuatoriano no hizo caso y rompió un acuerdo. Por eso, Ecuador tomó la decisión de quitarle la conexión a Internet y dejarlo sin comunicación fuera de la embajada. Eso desde marzo pasado.

Esta semana, Jeff Sessions, fiscal General de Estados Unidos, indicó que una de sus prioridades es arrestar a Assange.

Y para rematar la mala racha, ayer, 15 de mayo del 2018, una investigación periodística reveló que el Gobierno ecuatoriano, en el período de Rafael Correa, supuestamente gastó, al menos, USD 5 millones, en una “operación de espionaje” para “proteger” al activista de Australia.

El diario británico The Guardian, en cooperación con el activista ecuatoriano Fernando Villavicencio, tuvo acceso a documentos secretos que indican que Ecuador contrató a una compañía de seguridad y a agentes encubiertos para vigilar a los visitantes de Assange en la legación, al personal de la embajada y a la Policía británica.

El periódico afirma que Ecuador bautizó ese proyecto en un primer momento como Operation Guest (Operación Invitado) y más tarde como Operation Hotel (Operación Hotel).

Según el diario británico, los gastos mensuales dedicados a la seguridad de Assange, incluidos trabajos para reunir información de inteligencia y “contrainteligencia”, ascienden a USD de 66 000, en promedio.