Las Últimas
12 de septiembre de 2018 11:31

Pascual se despidió de sus ‘polis’

Pascual fue despedido con todos los honores por parte de sus compañeros policías. Foto: Facebook Policía Nacional

Pascual fue despedido con todos los honores por parte de sus compañeros policías. Foto: Facebook Policía Nacional

Redacción Últimas Noticias
(I)

Pascual, el perrito patrullero, dejó las filas policiales. El can falleció y sus compañeros le despidieron con todas las de ley. El animalito ya estaba viejecito, tenía unos 10 años de edad.

La Policía informó en su página web que el peludo, que fue adoptado por los efectivos de la Unidad de Policía Comunitaria de Carcelén (norte de Quito), cerró sus ojos para siempre debido a su avanzada edad y su estado de salud.

El perrito se convirtió en parte de la familia de la Unidad de Policía desde diciembre del 2016. De vez en cuando, el perrito aparecía por el lugar y los ‘polis’ se afanaban en darle de comer y de beber. Hasta que un día se quedó definitivamente.

Y en honor al mes de las pascuas, lo llamaron Pascual. Cuando llegó tenía signos de haber sido maltratado, y el personal policial del lugar se encargó de cuidarlo hasta que sanara.

Con decirle que el perrito, de raza sharpei, hasta salía a patrullar con los efectivos policiales. Y también se encargaba de dar la bienvenida a quienes acudían a la Unidad e incluso formaba con sus compañeros.

Luego de dos años, los compañeros de labores le despidieron. Eso sí, según la Policía, su huella quedará marcada en quienes cuidaron de él, pues “fue parte de esta familia policial.

Adoptarlo fue el mayor gesto de amor que hicieron quienes trabajan en esta UPC, durante estos años se encargaron de su cuidado y con el apoyo de los moradores de Carcelén de su alimento y su salud”.

La Policía Nacional contó que Pascual tenía un espacio para abrigarse y descansar en una pieza de la Unidad de Policía.

Comedido. La mascota se ganó el cariño y estaba mosca a cualquier novedad. Por ejemplo, junto a la UPC hay un cajero automático y siempre estaba cuidando a la gente que realiza su transacción.