Las Últimas
30 de noviembre de 2018 10:36

El Pasillo ya es un patrimonio

Arriba, las guitarras de los mejores músicos de Quito. Abajo, Mario Godoy Aguirre. Foto: Bettu Beltrán / ÚN

Arriba, las guitarras de los mejores músicos de Quito. Foto: Bettu Beltrán / ÚN

Redacción Últimas Noticias

La lista representativa del patrimonio cultural inmaterial del Ecuador aumentó, desde el 26 de noviembre se sumó el pasillo. La propuesta para que esto sucede nació en el 2010, por iniciativa del musicólogo Mario Godoy, durante el II Encuentro Internacional de Musicólogos.

Ocho años después, este género emblemático de la música tradicional está en otro nivel. El camino para lograrlo fue arduo, solo el 1 de febrero del 2018, el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) solicitó a todas las direcciones zonales trabajar en la construcción del expediente técnico de “El pasillo ecuatoriano” con el objetivo de incorporarle en la lista.

La Sociedad de Artistas, Intérpretes y Músicos Ejecutantes del Ecuador (Sarime), junto con su presidente Luis Beltrán, hizo lo propio y respaldó esa iniciativa de Godoy.

Solo el 31 de octubre se conoció el informe técnico que recomendó al INPC solicitar al Ministerio de Cultura la incorporación del pasillo a esta lista.

Un justo reconocimiento, porque este género ha ocupado un lugar primordial en la trayectoria histórica de la música patrimonial del país, a partir de la época independentista. Es más, su producción ha ido de la mano con los sucesos políticos, económicos y socioculturales que atravesó el Ecuador. Por eso el pasillo es la identidad musical.

Es más, agrega Godoy, el pasillo es un género que está vigente, está vivo, representa y une a los ecuatorianos. Los primeros pasillos se compusieron en el siglo XIX y uno de los primeros fue ‘Los Bandidos’, de Aparicio Córdova.

En ese mismo siglo surgieron compositores emblema: Amable Ortiz (quiteño), Francisco Paredes Heredia (cuencano), Nicasio Safadi (libanes-nacionalizado), Segundo Cueva Celi (lojano), Hermanos Jorge y Ángel Leonidas Araujo Chiriboga (riobambeños), Benigna Dávalos (riobambeña), entre otros.

Tras este paso, ahora la idea es proponer que sea un patrimonio cultural de la humanidad tal cual es el tango. Antes, puntualiza Godoy, hay que presentar un expediente en la Unesco y de parte de al menos dos países (Ecuador y Colombia); para el tango. La apertura del Museo-Escuela del Pasillo, que será este lunes, ayudará tanto.