Las Últimas
30 de agosto de 2018 08:52

Textos escolares van a la red

Los pequeñitos seguirán con libros de papel. Foto: archivo / ÚN

Los pequeñitos seguirán con libros de papel. Foto: archivo / ÚN

Redacción Últimas Noticias
(I)

Cuatro beneficios en una medida. Se trata del uso de textos escolares digitales en el aula de clase, una iniciativa que está dentro de la Agenda Educativa Digital que lleva adelante el Ministerio de Educación y que fue socializada la mañana de ayer, 29 de agosto del 2018.

Dos día antes, el lunes, se emitió el Acuerdo 081-A con los lineamientos sobre el fomento de esta herramienta tecnológica, pero también el buen uso de los libros impresos en los planteles fiscales, fiscomisionales y municipales del país.

Una vez dado este paso, ahora los padres de familia podrán manifestar de manera voluntaria el deseo de que sus hijos utilicen, el año lectivo 2019-2020, los textos digitales en lugar de los impresos.

Esta decisión deberá ser notificada en la Secretaría de cada colegio antes de finalizar el año lectivo 2018-2019, a través del “Formulario de autorización de uso de textos escolares digitales” que estará disponible en la web del Ministerio

La migración al libro digital traerá algunos beneficios. El primero, un respiro a las arcas del Estado. Cristian González, subsecretario de Administración Escolar, recuerda que para este año lectivo hay más de 1 700 000 alumnos en el régimen Sierra-Amazonía y se gastará alrededor de USD 11,3 millones en libros.

Se gasta tanta plata porque en los primeros niveles se entrega, por alumno, alrededor de cinco textos y en los cursos superiores hasta 10, sin tomar en cuenta los libros de lectura, agrega el funcionario.

El segundo beneficio: que los chicos estén más duchos en el tema de las tecnologías. Porque de ley, los guambras adquirirán nuevas herramientas para conocer, de mejor forma, las enseñanzas de los profesores que ya están filitos.

Ellos ya fueron capacitados cuando se generó, hace un tiempo, la Agenda Educativa Digital. Los maestros dominan las herramientas para que puedan hacer un adecuado control de asistencia, reporte de notas, el tema de los planes de enseñanza. Y ahora viene el tema de los libros.

Actualmente, los textos se puede descargar por niveles y de todas las asignaturas. Lo pueden hacer en este enlace.

Un buen número de planteles ya ha sido dotado de los kits tecnológicos; es decir, laptop, routers y proyectores, para que los docentes puedan dar sus clases. Adicionalmente, asegura el funcionario, los planteles tienen las tablets.

El tercer beneficio: un respiro para la naturaleza, porque al no hacer tanto libro de papel se conserva el ambiente. Por eso se trata de hacer, acota el Subsecretario de Administración Escolar, proyectos como el denominado TiNi, un enlace con la comunidad para incentivar formas de mantener el ambiente.

Cuarto: se evitará que los estudiantes carguen tantos libros de arriba para abajo, porque a través de una tablet el contenido de los textos los tendrá a la mano. Y adiós a tanto peso.

A reciclar

El Acuerdo 081-A 
también establece que los alumnos, al finalizar el año escolar y de manera voluntaria, entreguen sus textos escolares a los docentes responsables de cada asignatura, a fin de que otros alumnos lo puedan reutilizar el siguiente año.

Sin embargo
, aquellos que contienen actividades para desarrollarlas en su interior (fungibles) no están dentro de la lista. Es decir, los textos de 1° a 4° grado, correspondientes a los subniveles de preparatoria y elemental de Educación General Básica. El resto sí podrá ser entregado.

La normativa también menciona que los textos escolares impresos de años lectivos anteriores, que hayan quedado en desuso, por ajustes en el contenido total de la malla curricular, serán parte de las bibliotecas de las instituciones educativas fiscales, fiscomisionales y municipales. Además, servirán como apoyo pedagógico para la comunidad educativa.

Las instituciones educativas particulares del país podrán acogerse voluntariamente a estas iniciativas e implementar los lineamientos de uso y optimización de textos escolares impresos y digitales.