Vida Sana
18 de diciembre de 2018 16:20

Cómo evitar el exceso de dulces en Navidad

Lo recomendable es un consumo moderado y ocasional de dulces. Foto: Pixabay

Lo recomendable es un consumo moderado y ocasional de dulces. Foto: Pixabay

Redacción Vida Sana
(I)

La época de Navidad ofrece dulces de todo tamaño y para todos los gustos. Existen desde turrones, caramelos, chicles, pasteles, chocolates hasta bebidas muy azucaradas.

Opciones diferentes pero que tienen algo en común: una alta carga calórica que puede resultar muy dañina. Los niños suelen ser los principales consumidores de caramelos. Por ello hay que tener especial cuidado en las porciones que se les otorga y en cómo se manejan los horarios de la ingesta de postres azucarados.

Se debe tomar en cuenta que una porción de dulces contiene aproximadamente 15 gramos, es decir, la mitad de lo que se debería consumir en un día.

Por ello, lo recomendable es un consumo moderado y ocasional, es decir, no más de 25 a 30 gramos de azúcar tomando en cuenta lo siguiente: los niños en etapa escolar necesitan entre 1 600 y 2 500 calorías diarias, en función de las actividad que realizan.

Algunos consejos para disminuir el consumo de dulces en los niños son: servirlos en pequeñas proporciones, reemplazar el postre por una fruta y no otorgarlos como premio ni recompensa.

Siga estas sencillas recomendaciones:

Pequeñas cantidades. Eliminar los dulces de raíz es imposible. Hay que reducir la porción y enseñarles que es suficiente.

Fruta como postre. Aproveche las formas, el sabor y dulzor de las frutas para convertirlas en ricos y llamativos postres.

No son recompensa. Ofrecer dulces al niño como premio o recompensa a alguna acción o tarea les otorga un valor mayor.

Haga comidas alegres. Prepare con el niño platillos con formas divertidas ya que se suele asociar a los dulces con diversión.