Vida Sana
2 de octubre de 2018 15:49

Mitos falsos y peligrosos de la belleza

No toda la información que está en la internet es correcta. Falsas creencias se popularizan en este medio. Foto: Pixabay

No toda la información que está en la internet es correcta. Falsas creencias se popularizan en este medio. Foto: Pixabay

Europa Press (I)

Youtube, Instagram y miles de páginas circulan en Internet ofreciendo trucos y consejos sobre belleza, ya sea tanto maquillaje como cuidados sobre la piel.

Pero algunos son peligrosos y pueden provocar daños sobre la piel. Muchos de ellos se disfrazan bajo el nombre de remedios naturales o caseros, incluso indican que son fáciles de conseguir en supermercados o herbolarios.

Creer todo lo que se ve en redes sociales puede tener efectos nocivos. En el caso de la salud de la piel, aplicar ingredientes no cosméticos puede provocar quemaduras, alergias, entre otras reacciones.

Uno de los mitos asegura que si una crema funciona, no hay que cambiarla nunca. Sin embargo, esto es falso. La piel sufre variaciones en función del estado de ánimo, alimentación y ambiente. Es por eso que necesita formulaciones cosméticas según la época.

Otra falsa creencia dice que el orden los factores no alterar el resultado, pero esto no es así. Siempre hay que aplicar los productos en orden de menor a mayor densidad, para facilitar la penetración.

A continuación, algunos de las creencias más difundidos en la internet.

El talco, el agua oxigenada y el alcohol secan los granos. No es conveniente su uso, pues el talco tapa los poros, el alcohol puede quemar la zona y el agua oxigenada blanquea la capa cornea.

Los mejores activos cosméticos están en la despensa. Las moléculas de ingredientes como el aceite de oliva o el pepino son demasiado grandes para su penetración por vía tópica.

Es bueno desmaquillar la piel con un aceite de tratamiento. No tiene sentido, ya que no lleva en su composición agentes limpiadores que aseguren un correcto desmaquillado.

La pasta de dientes combate el acné. Es cierto que algunas que contienen derivados de sodio secan los granitos, pero los demás activos son incompatibles para uso cutáneo.

Hay que frotar hasta que no queden rastros de rímel. Lo mejor es humedecer las pestañas con el desmaquillante y arrastrar con suavidad hacia abajo. Repetir hasta que queden limpias.

El contorno de ojos se aplica al final. Los productos para el contorno de ojos y labios, de textura más ligera por lo general, deben extenderse antes de la hidratante o el tratamiento habitual.