Vida Sana
25 de septiembre de 2018 14:53

La temperatura aumenta la dermatitis atópica

Imagen referencial. El cambio de temperatura facilita los brotes de esta enfermedad inflamatoria de la piel. Foto: Pixabay

Imagen referencial. El cambio de temperatura facilita los brotes de esta enfermedad inflamatoria de la piel. Foto: Pixabay

Europa Press (I)

Las consultas por dermatitis atópica aumentan hasta en un 30% a partir de septiembre y octubre y principalmente afecta a niños, según el doctor Gerardo Beteta Gorriti, dermatólogo del hospital español Vithas Nisa Rey Don Jaime.

“Hay que tener en cuenta que un 20% de las consultas de dermatología pediátrica tienen que ver con esta enfermedad, ya que es la dolencia crónica de la piel más frecuente en los niños, aunque suele mejorar al llegar a la pubertad”, dijo.

Según explicó, el cambio de temperatura -del verano a la temporada fría- afecta a las pieles atópicas. Otros factores concretos que contribuyen a la dermatitis son la reducción de la hidratación del verano, la sequedad del ambiente y el estrés que supone el inicio de rutinas después de las vacaciones.

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel y que no implica gravedad. Sin embargo, es una patología que afecta a la calidad de vida de las personas que la padecen, pues la piel está tan sensible que pica hasta provocar el rascado y como consecuencia eczemas en la piel.

El médico recomienda mantener una buena hidratación de la piel, con cremas emolientes indicadas para esta afección. Hay que hacer énfasis en el interior de los codos y parte posterior de las rodillas, es decir, en los pliegues articulares.

A la hora del baño se debe evitar el exceso de temperatura y colonias o jabones que tengan detergentes agresivos, “lo ideal son geles en textura de aceite, secar con la toalla sin frotar y el agua templada (máximo 34°)”, informa Beteta.

El tipo de ropa a elegir también es un factor a tener en cuenta. Se deben evitar prendas de fibra sintética y lo idóneo es cortar las etiquetas para que no rocen la piel. La mejor opción es la ropa de algodón, de colores claros y amplia, para evitar la sudoración.

Consejos

Hidratación
. Mantener la piel hidratada, con emolientes para esta afección, durante todo el año ayuda a evitar la inflamación de la piel.

Temperatura. Si bien no se puede controlar la del ambiente, al menos al momento del baño hay que preferir el agua templada sobre la caliente.

Ropa. Se aconseja usar ropa de algodón hipoalergénico y de cortes amplios para evitar la sudoración, que puede causar brotes.