Las Últimas
16 de mayo de 2018 11:56

La Fiscalía indaga muerte en un colegio

Éricka Lainez,subsecretaria de Educación. Foto: ÚN

Éricka Lainez,subsecretaria de Educación. Foto: ÚN

Redacción Últimas Noticias
(I)

Brithany, de 11 años, falleció el 13 de mayo del 2018, a causa de un derrame cerebral. La Fiscalía y el Ministerio de Educación investigan si la muerte fue causada por la agresión que sufrió de sus compañeros de aula, el pasado viernes 11 de mayo. La niña cursaba el octavo año en un colegio público del sur de Guayaquil.

“Los estudiantes estaban en el grado y, aparentemente, han tenido una especie de juego entre ellos, amarrándose entre uno y otro. Entre eso se suscitó lo de la estudiante que fue agredida. Por eso se llama violencia entre pares. Estamos recabando información”, dijo la subsecretaria de Educación de la zona 8, Éricka Lainez.

Según la autoridad de Educación, cinco alumnos de entre 11 y 12 años están bajo investigación para determinar sanciones. Ese proceso se extendió a los docentes y autoridades del plantel, y se planifica una auditoría interna.

El sábado 12, Brithany sufrió intensos dolores de cabeza. En la denuncia presentada por sus padres ante la Fiscalía bajo el presunto delito de homicidio culposo, relatan que la niña fue “amarrada de pies y manos, le taparon la boca con una toalla y la golpearon”. La queja fue presentada contra el rector del plantel por presunta inobservancia.

Debido al severo malestar, la menor fue trasladada a un hospital público, desde donde la derivaron a un centro de salud. Ahí le aplicaron una inyección. “Cuando nos íbamos a retirar mi hija comenzó a botar sangre por boca y nariz, y se le comenzó a acelerar el corazón”, señala el padre de la niña en la denuncia.

En el traslado en ambulancia, nuevamente al hospital, sufrió un infarto. “En el hospital le dan tres infartos. Luego del hospital la derivaron a una clínica para una tomografía (…). Nos dijeron que tenía muerte cerebral, porque se le había reventado una arteria”, según el documento.

Tras la denuncia, el padre de Brithany acudió al plantel para hablar con el rector y una abogada del distrito educativo. “Les comenté todo lo que sucedió y el rector me dijo que todo fue un juego”.