Las Últimas
11 de julio de 2018 11:44

Por cuatro días Simón esperó por su dueño

Simón será rehabilitado antes de ponerlo en adopción. Es un perro mestizo dócil y cariñoso. Foto: cortesía

Simón será rehabilitado antes de ponerlo en adopción. Es un perro mestizo dócil y cariñoso. Foto: cortesía

Redacción Últimas Noticias
(I)

Se llama Simón, es un perro mestizo, y llegó al Hospital Enrique Garcés junto con su dueño el pasado sábado 30 de junio del 2018. El hombre, según el personal que trabaja en esa casa de salud, era una persona que no tenía hogar.

El perro esperó en la puerta del hospital por cuatro días sin saber que su cuidador había fallecido. “Cada vez que alguien abría la puerta se levantaba, movía la cola, paraba sus orejas con emoción”, cuenta Gabriela Quiroga, rescatista que se hizo cargo del animal.

Pero su dueño no salía y el perro nuevamente se acomodaba en una esquina sin perder de vista la puerta. Funcionarios de esa casa de salud contaron que el personal hizo intentos por retirarlo, pero siempre volvía. Algunos usuarios del hospital se mostraban molestos por la presencia del can, por lo que se contactó a Quiroga para buscar un hogar para él antes de que reciba algún tipo de maltrato.

El jueves 5 de julio el animal fue rescatado y trasladado a una clínica veterinaria. Allí se le hicieron exámenes para conocer su estado de salud y también fue esterilizado.

La principal preocupación de sus cuidadores es que Simón está deprimido. No quiere tomar agua y tampoco quiere comer. Ahora se encuentra junto a su rescatista y deberá iniciar una terapia para recuperar su ánimo y aprender a convivir con una familia. Luego de este proceso será dado en adopción.

Simón es uno de los casos que conmovió más al personal del Hospital Enrique Garcés, pero no es el único. Allí viven cerca de 10 animales, según funcionarios de la institución. Algunos llegaron con sus dueños, otros fueron abandonados por sus familias y otros vivían en el barrio.

El personal se ha hecho cargo de ellos y los esterilizó. También se aseguran de que estén vacunados y desparasitados. Debido a que la ley no permite que los animales vivan dentro de esa casa de salud.