Vida Sana
15 de mayo de 2018 16:17

Una guía básica para su higiene íntima durante el embarazo

Cultivar una rutina básica de limpieza vaginal  le permitirá evitar infecciones graves  y disfrutar del período de gestación. Foto: Pixabay

Cultivar una rutina básica de limpieza vaginal le permitirá evitar infecciones graves y disfrutar del período de gestación. Foto: Pixabay

Redacción Vida Sana
(I)

El aprendizaje marca la etapa del embarazo, sobre todo, si se trata de un madre primeriza. No solo experimentará alteraciones externas en su cuerpo, sino cambios hormonales que modifican el pH de su zona vaginal y la composición del flujo que se produce en su interior.

Esto hace que la futura mamá tenga mayor vulnerabilidad al brote de infecciones vaginales, por lo que la higiene íntima juega un papel vital para mantenerse saludable y disfrutar plenamente el período de gestación.

El primer paso es priorizar la protección de su flora vaginal, un conjunto de microorganismos que construye una barrera natural, que impide la entrada de organismos infecciosos en el interior del aparato reproductor femenino. Así lo afirma la ginecóloga Estefanía Campaña, quien presenta una guía sencilla para cultivar su salud íntima.

Si bien es cierto que la higiene íntima debe ser especial, no significa que implique el exceso de lavados. Eso es un mito, advierte la especialista. En realidad, aclara, basta con lavarse una vez al día en la zona externa de la vagina.

Puede hacerlo con agua tibia o, si se siente más tranquila, acompañarlo con un jabón de pH neutro. Durante el embarazo, afirma, el pH pierde acidez y, por consecuencia, firmeza en beneficio de sus genitales.

Tenga cuidado con las sustancias desinfectantes. Campaña explica que, al tratarse de medicamentos y soluciones químicas, podrían alterar el equilibrio regular de la flora vaginal. Si usa un jabón químico, hágalo bajo supervisión médica. Si el flujo vaginal asciende, puede realizar otra rutina de limpieza antes de dormir.

Recuerde secar bien sus genitales para evitar el exceso de humedad, pues crea un ambiente sólido para la proliferación de bacterias y hongos.

Recomendaciones

Limpie 
su zona íntima siempre de delante hacia atrás en dirección de la vagina hacia el ano.

Cuidado con los jabones íntimos, varios son agresivos para la flora vaginal. Utilice uno que tenga pH neutro.

La rutina de aseo solo requiere un instrumento sencillo: agua tibia. La higiene solo debe ser externa.

La ropa interior debe ser holgada y hecha con base en el algodón.

Las fibras artificiales cortan la transpiración.

La experta surgiere un lavado diario. Si el flujo vaginal sube, puede hacerlo de nuevo antes de dormir.