Las Últimas
26 de septiembre de 2018 09:09

Ruta por 'Los ladrillos de Quito'

Como parte de las actividades del grupo Los Ladrillos de Quito se realizan recorridos por edificaciones patrimoniales. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Como parte de las actividades del grupo Los Ladrillos de Quito se realizan recorridos por edificaciones patrimoniales. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Redacción Últimas Noticias
(I)

La historia se recorre entre ‘Los Ladrillos de Quito’. Esta propuesta empezó con la pasión de un joven y se convirtió en toda una comunidad. Si es amante de la historia de la capital se puede unir.

El promotor de esta iniciativa e investigador, Héctor López Molina, explica la meta que persiguen: que la gente conozca la historia detrás de las edificaciones, que entienda que cada una de esas casas tuvieron habitantes, una historia familiar, para descubrir a través de esos pasajes, relatos propios.

Los Ladrillos de Quito nació como un blog en el que Héctor publicaba artículos que resultaban de sus investigaciones. No tardó mucho en tener seguidores y, a la par, intercambiar conocimiento con otros apasionados por la historia de Quito en losladrillosdequito.blogspot.com.

La familia se sumó a la propuesta y esta se hizo más grande. Ahora también tienen la página La Enciclopedia de Quito, Artículos académicos y, claro, está las Curiosidades de la capital. Esta última es la más coloquial y se nutre de los relatos orales.

Pero si bien hay un importante esfuerzo de investigación personal, Héctor comenta que la colaboración de la gente es la clave. Con ella se ha logrado levantar la historia puertas adentro de espacios como la Villa Helvetia, en La Mariscal, que perteneció y fue construida en 1923 por Francisco Durini Cáceres, considerado el más importante arquitecto de la primera mitad del siglo XX en Ecuador.

Hay otro chance para unirse a Los Ladrillos de Quito, en los denominados proyectos de salvación del patrimonio. Justamente, la Villa Helvetia es uno de los tesoros para recuperar. Con decirle que puede acolitar solo con ayudar a difundir en redes la historia y las actividades que se organizan en estos sitios. Y, claro está, llevando gente para que la historia esté vivita.

Si ya le va picando el bichito para sumarse, puede acercarse a la Luis Cordero, entre Páez y 10 de Agosto.

En el proyecto de rescate está en la mira el denominado Palacio de la Nunciatura, donde funciona Radio Católica. Los años ya le andan pasando factura.

Del mismo modo, puede ser parte de caminatas, escuchar y contar anécdotas de Quito. Buena parte de los artículos de las páginas de esta propuesta se alimentan de la memoria.